Archivo

A Managua por la pista

Actualizado el 29 de agosto de 2002 a las 12:00 am

Seis artistas representarán a Costa Rica en la Bienal Centroamericana

Archivo

A Managua por la pista

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En setiembre muchos estarán con los ojos puestos en Managua.

Y es que, mientras se realice la III Bienal Centroamericana esa será, plásticamente, la capital del istmo.

El Palacio Nacional será la sede del encuentro que reunirá 72 obras de 36 artistas. Los seis representantes costarricenses le contaron a Viva –antes de salir para Nicaragua– qué llevan y qué expectativas tienen sobre el certamen. El fallo del jurado se dará a conocer el día 19.

Cecilia Paredes, al natural

"Tengo la expectativa de que los ticos regresemos con el premio, por supuesto. Creo, sinceramente, que el grupo no podía estar mejor conformado: desde los trazos de Sila, hasta la frescura de Alejandro –que es parte del futuro de las artes plásticas–. Está el trabajo de ingeniería de Manuel, la experiencia 'bienalera' de Pedro –que ha participado en casi todos los eventos de este tipo–, el carácter de los trabajos de Priscilla y las propuestas mías que son las más intimistas. Todos los flancos del arte contemporáneo están cubiertos".

Las dos obras que Paredes llevará a la bienal refieren a la relación entre los seres humanos y la naturaleza. "A través de reconocer el ser cósmico termino por reconocer mi ser íntimo", explicó Paredes quien nació en Lima y reside en nuestro país hace muchos años.

Uno de los trabajos es tridimensional, el otro en el que interviene la fotografía tiene dos dimensiones. Ambos están acompañados por textos del libro Las sombras diáfanas del poeta uruguayo Carlos Sabat.

Paredes ha participado en múltiples encuentros internacionales, entre ellos la VI Bienal de la Habana en 1999, y en ARCO 2002 en Madrid.

Manuel te ve

Los dos trabajos que Manuel Zumbado llevará a la bienal son casi uno solo. Pertenecen a la misma serie, en la este tico –nacido en 1964– ha venido trabajando durante el último año y que se ha hecho presente en sus pinturas, instalaciones y charlas.

"Los seres humanos estamos metidos en una serie de estructuras familiares, políticas, sociales, religiosas y etcétera. Estas estructuras nos contienen y, a la vez, nos encierran".

En Dios confío –la obra con la que ganó el derecho de participar en la Bienal Centroamericana– hablaba sobre la estructura política estadounidense y su vulnerabilidad que se hizo patente después del 11 de setiembre.

"Igual que en esa ocasión, ahora también voy a presentar una video- instalación. Dentro de un sistema de metal hay una cámara y el público queda registrado mientras mira. Es la imagen de cada espectador la que se proyecta dentro de la obra", explicó Manuel que ganó el Premio Nacional Aquileo Echeverría en 1993.

A gozar la Bienal

Alejandro Ramírez tiene 24 años y es la novedad de la representación tica.

Sus obras, a medio camino entre la instalación y el "performance", ocupan, cada una, dos metros cuadrados.

La primera es un "karaoke", que combina tres canciones de José José: con "videoclips" ideados y filmados por Ramírez.

"La obra tiene su tarima y su micrófono. Yo voy a cantar en la inauguración y todos los espectadores también podrán hacerlo. La idea es trasmitir una lujuria muy pero muy melosa, estilo telenovela".

La otra obra es algo así como la antesala de la muerte. Las fotos familiares, trofeos y recuerdos de un macho man sirven de entorno para un suicidio asistido.

"Yo voy a estar en la sala, que es acogedora pero muy kitsch , voy a escenificar una borrachera y finalmente, un suicidio que quedará grabado en video. Es como la imagen de un macho que se derrumba".

"Yo soy el mocoso de la bienal ¡Estoy viviendo el momento de mi vida! No siento que esto sea una competencia... voy a gozar la bienal".

"Silagrafías"

"Me encanta que la bienal vaya a realizarse en el Palacio Nacional, un edificio que es como un ícono histórico de Centroamérica. Una especie de 'bastilla de la revolución'... no la francesa sino la sandinista".

Así, los recuerdos se hicieron presentes también en la propuesta que Sila Chanto llevará a la bienal. Los caídos es un cuadrilátero forrado con la tela de una sábana de hospital cuyo fondo agrupa imágenes y poemas. La xilografía es, en esta ocasión y como casi siempre el lenguaje de Sila que nació en 1969 y el año pasado obtuvo el Premio Nacional Aquileo Echeverría en Artes Plásticas.

" Souvenir de la memoria es la otra obra que está llena de adornitos, de fetiches como los que todos guardamos durante nuestra vida y que nos ayudan a dejar constancia de los momentos que vivimos".

Pedro Arrieta: vigilante

"Que el punto de encuentro sea en Nicaragua nos da la oportunidad de emigrar con nuestros tiliches a Managua y, obviamente, de reflexionar sobre todas las circunstancias políticas y sociales en las que convivimos", explica Pedro Arrieta, quién está muy emocionado de participar en la bienal nicaraguense.

Arrieta ha ganado varias veces premios en la desaparecida Bienal de Escultura y en esta ocasión ha preparado una instalación que representa la casetilla de un guarda.

"En esas casetillas muchos hombres vigilan lo que no es suyo. Están encerrados en espacios que son como prisiones o sarcófagos y extrañan sus casas, sus mujeres, sus patrias y sus familias".Su otra obra es Futuro espinoso y hecho leña y es una escultura colgante.

Priscilla Monge en acción

Con las dos obras que Priscilla Monge aportará a la bienal intentará Revelar verdades místicas .

Y es que este trabajo es parte de la serie que esta artista viene trabajando hace más de un año.

El artista es un ser espiritual reza la fotografía a color en la que Monge lee su suerte en la borraja del café.

"La historia del arte y del artista circundan esta serie", explicó la artista.

Ella tomó parte en el 2001 anterior en la Bienal de Venecia, Italia.

La otra obra será, según Monge, una acción –tipo "performance"–.

"Se realizará durante un día en el centro de Managua y luego quedará un registro fotográfico y de video".

La barata es el título que este trabajo tendrá para la bienal y es que con ese nombre se conocen en Nicaragua los camiones que con un megáfono anuncian negocios y mercaderías.

"En el Palacio Nacional se expondrán los dibujos previos y el testimonio de la acción en fotos y video", manifestó Priscilla que aprovechará la Bienal para conocer Nicaragua.

  • Comparta este artículo
Archivo

A Managua por la pista

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota