Archivo

Maestros de lo legal y lo moral, y especialistas de sus diferencias

Actualizado el 18 de abril de 2012 a las 12:00 am

¿Quién meterá en cintura a la chusma que se burla del TSE y de toda Costa Rica?

Archivo

Maestros de lo legal y lo moral, y especialistas de sus diferencias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Constantemente estamos enfrentados a cuestiones inmorales disfrazadas de legalidad o morales que son ilegales. Bueno, ya resolví esta situación para evitar los nudos mentales que provocan los maestros en tan sutiles diferencias. La pregunta que me respondí fue esta: ¿cómo distinguir a un sinverguenza que no roza la ley ni con el pétalo de un cheque, de un ciudadano honrado destrozado a base de campañas, y que no tiene ni para un aviso en los económicos?

Kant dijo que, aunque lo infinito nos abruma, lo moral nos hace infinitos. En otras palabras, lo moral va más allá de artimañas legalistas.

Parábola del buen samaritano. Se nos ha enseñado en base a esta joya de la didáctica de Jesús que como los samaritanos eran malqueridos por los judíos, Jesús la usó para “pellizcar” sus conciencias. Y sí, los fariseos entendieron la “chinita” y rechinaban los dientes. Pero un uso más contextualizado de esta enseñanza, nos obliga a hacerle un upgrade.

Qué tal si le damos el rol del samaritano al pueblo de Costa Rica, maltrecho y tirado a la vera del camino, y el rol de sacerdote y levita (estamos en tiempos de Óscars) a los políticos especialistas (manipuladores) de lo legal y moral.

Ya algunos precandidatos están en campaña política, lo cual es ilegal, pero ninguno está quebrantando la ley. ¡Ah bárbaros, y cómo harán! Bueno, pues ahorita les conviene ser legales. Mañana que tengan que acusar a alguien sin base legal, se cambiarán la máscara y dirán: “será legal, pero no moral”.

Alguno como Pilatos, que se metió a filosofar sobre la verdad (¿Qué es la verdad?), dijo que “la verdad permanece”. ¡Wow ¡Impresionante!

Ya el que tiene que apelar a migajas linguísticas o filosóficas para echar a andar campañas políticas disfrazadas, la primer cuestión moral que debe responder es cómo va a financiar y sostener una campaña tan tempranera. ¿Cuánto piensan gastar? ¿Cuánto estarán presupuestando “invertir” en una campaña para que su verdad, como un mal parto, por fin vea la luz? Sí, la verdad permanece, pero al parecer necesita unos cuantos miles de millones para que brille.

PUBLICIDAD

¿Quién meterá en cintura a esta chusma que cuatrienialmente se burla del TSE y de toda Costa Rica? El ciclo se repite. Cada campaña política es precedida por el desmadre de la campaña anterior. El circo termina con una comisión legislativa del orden de los desdentados. El hombre infinito, pero no moral.

  • Comparta este artículo
Archivo

Maestros de lo legal y lo moral, y especialistas de sus diferencias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota