Archivo

Cientos de almas disfrutaron clases y espectáculos gratuitos

Lluvia y danza se batieron en un duelo intenso, pero el baile imperó

Actualizado el 30 de abril de 2013 a las 12:00 am

Para todos Los aguaceros aislados de ayer pusieron cuesta arriba la fiesta del Día Internacional de la Danza, pero no lograron opacarla

Archivo

Lluvia y danza se batieron en un duelo intenso, pero el baile imperó

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las lluvias intermitentes que cayeron ayer sobre San José, desafiaron a decenas de bailarines que participaron en la celebración del Día Internacional de la Danza, pero ellos se rieron en su cara.

Bajo un cielo encapotado, y una brisa fría que corre antes de un aguacero, la fiesta comenzó en la plaza de la Cultura, a las 4 p. m., con una clase de danza urbana ofrecida por La Zona Crew.

Las primeras gotas comenzaron a caer de forma aislada; luego, su tamaño e intensidad creció tanto que los organizadores se vieron en la obligación de parar. Sin embargo, al ver que la gente comenzaba a irse, la maestra de swing criollo, Ligia Torijano tomó el micrófono y dijo: “Esto no es nada; vamos a bailar”.

Fue así como al ritmo de la cumbia, aquella helada tarde comenzó a calentar, hasta que el agua se salió con la suya y, nuevamente, hubo que ponerle un alto a la fiesta.

Leales hasta el final, una buena parte de los bailarines esperó casi 40 minutos con la fe de que el clima cediera.

Así fue. En un “descuido” de la madre naturaleza, a las 5:30 p. m. el agua dejó de caer, así que rápidamente, el personal del Teatro Nacional limpió el piso de la tarima y, de inmediato, se vino el baile.

Retomaron la actividad los muchachos de La Zona, quienes a punta de hip hop , lograron convocar a decenas de espectadores que venían de sus trabajos.

La lluvia parecía aumentar, pero la danza no aflojó; con pequeñas intervenciones de Luis Piedra, presidente de la Asociación Nacional de Trabajadores de la Danza, y la agilidad del equipo del Teatro Nacional, el espectáculo siguió viento en popa.

Así, el público pudo disfrutar de la danza contemporánea de Metamorfosis; el folclor de Curubandé; la danza argentina de Tango Inmigrante; el flamenco de la compañía juvenil de Paulina Peralta y los bailes populares de Yamborí.

Los artistas no cedieron su paso. Además de la fiesta, todos eran conscientes que presentaciones como la de ayer son fundamentales para el desarrollo de la danza del país.

“Me parecen maravillosas este tipo de fiestas por que, además de celebrar, sirven para que el público sea consciente de que la danza ya no es un pasatiempo, sino una profesión”, aseguró Sol Carballo, directora de Metamorfosis.

PUBLICIDAD

Por su parte, Ricardo Jara, de Tango Inmigrante, añadió: “En el país hay muchos bailarines, esta es una actividad que no debería quedarse en San José, si no debe ir a todas las provincias para que los grupos puedan mostrar sus trabajos y la gente conozca de más expresiones, como el tango”.

La fiesta del Día Internacional de Danza concluyó a eso de las 6:30 p. m., con un extracto de la coreografía Texturas urbanas , interpretada por Danza Abierta.

La única actividad que se canceló fue el concierto con Son de Tikizia, pues el equipo de sonido ya no podía ser expuesto por más tiempo a la lluvia.

  • Comparta este artículo
Archivo

Lluvia y danza se batieron en un duelo intenso, pero el baile imperó

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota