Archivo

Llenemos el lago Arenal con viento

Actualizado el 30 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Por prejuicios ideológicos, en el país no se amplía la generación eólica por la empresa privada

Archivo

Llenemos el lago Arenal con viento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La foto que acompaña este artículo la tomó mi esposa, Alda, el domingo pasado al regreso de nuestra finca. Se la envió a nuestros hijos que hoy viven en el extranjero para que vieran cuán vacío está el lago Arenal. El nivel del agua en el lago se encuentra en uno de los más bajos de su historia, según informó La Nación hace unas semanas.

Aunque la principal razón de este bajo nivel sea la falta de lluvia, quizá producto del cambio climático, el nivel empeora gracias a deformaciones ideológicas que padecemos los ticos. Resulta que para ciertos diputados y para algunos funcionarios del ICE, la producción privada de electricidad atenta contra nuestros más sagrados valores.

Así han logrado limitar –legalmente– la inversión privada en generación de energía y, de paso, empeorado el nivel del agua del lago Arenal. Mientras en otras latitudes el Estado fomenta con incentivos fiscales la producción eólica de energía, aquí le ponemos límites.

Para mejorar el nivel, no se cuánto pero algo, el país podría abrir la producción privada de electricidad eólica. Cada megavatio-hora generado con la fuerza del viento permitiría cerrar un poco el tubo de desague del lago. Basta permitirle a quien quiera producir energía con viento, que produzca lo que su billetera le aguante. No tenemos que abstenernos de producir energía limpia porque unos trasnochados satanizaron la producción privada de energía.

Algunos países desarrollados generan energía con viento aunque no cuentan con depósitos como el lago Arenal para almacenar la que no consumen. Utilizan la energía eólica producida en exceso para bombear agua a tanques en una mayor elevación, almacenarla y regenerar posteriormente cuando lo requieran. En ese proceso gastan el 50% de la energía producida con el viento. Sin embargo, lo hacen porque saben que les conviene. Aquí, por prejuicios ideológicos, no ampliamos la generación eólica por la empresa privada, aunque para almacenarla solo tengamos que cerrar un tubo. Las condiciones del viento en las inmediaciones del lago hacen de la zona un lugar ideal para complementar la generación hidroeléctrica con la eólica.

La generación privada se podría abrir, si no ilimitadamente al menos de manera muy significativa. Se podría obligar al ICE a comprar la energía producida con viento a los particulares a –digamos como ejemplo– un 25% menos de su costo de producir energía quemando búnker. Cuando el ICE deje de quemar búnker para producir energía, el precio al que se obligaría a comprar la energía eólica bajaría al costo promedio de generación que tiene el ICE en sus plantas nuevas. Así todos ganamos.

PUBLICIDAD

No tiene sentido alguno quemar búnker importado para producir energía (y al mismo tiempo contaminar el ambiente) si existen fuentes limpias cuya inversión la efectuarán otros. Ya va siendo hora de que los costarricenses superemos los traumas ideológicos del pasado y nos pongamos a pensar cómo hacemos para heredarles a nuestros hijos y nietos un mejor país; más limpio, más eficiente y con mayor independencia energética.

  • Comparta este artículo
Archivo

Llenemos el lago Arenal con viento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota