Archivo

Limón Dance Company se bañó en aplausos

Actualizado el 22 de abril de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Limón Dance Company se bañó en aplausos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San José (Redacción). Con una lluvia de aplausos, intensos y de larga duración, fue reconocido anoche en suelo costarricense el trabajo en escenario de Limón Dance Company.

La función, de algo más de dos horas de duración, reunió a poquísima gente en el Teatro Nacional; pero quienes fueron evidenciaron su aprobación y deleite por el espectáculo con aquella fuerte sonoridad que sale de dar palma de la mano contra palma de la mano.

Cumpliendo el programa al pie de la letra, incluso ni un minuto más ni un minuto menos de lo establecido para los intermedios, Limón Dance Company abrió con la obra coreográfica There Is a Time , una coreografía de 1956 de José Limón, y en la cual destacó el movimiento silencioso de música en el que los bailarines Raphaël Boumaïla y Kristen Foote danzaron en el más estricto silencio que se entretejía con tiempos marcados por las palmas de las manos. Aquel sonido salía desde atrás de las cortinas de la boca del escenario.

Tras el intermedio de 15 minutos vino Chaconné , también un diseño coreográfico del desaparecido maestro Limón (1908-1972) y que data de 1942. Esta pieza fue un solo de Sarah Stackhouse que arrancó ovaciones a tal grado que  la bailarina tuvo que dar varias reverencias de agradecimiento.

La Cathedralé Engloutie , una coreografía de Jiri Kylian con música de Claude Debussy, puso el eje dramático a la noche en un discurso corporal sobre la intensa lucha entre lo que el ser humano es y lo que el ser humano quiere ser.

Y cerró el programa Come with Me para, entonces, darse por un hecho que en Costa Rica tenía lugar el pre-estreno de la primera obra completa que Paquito D’ Rivera compone para ser corografiada. Divida en cuatro movimientos – Las damas de blanco , Bombardino , Sueños y Libertad – la obra coreográfica duró cerca de 25 minutos y, sin temor a dudas, fue el cuadro estético, rítmico y de propuesta coreográfica más metizo de todo el montaje que mostró Limón Dance Company.

El aplauso del teatro fue tan intenso que los bailarines sonrieron mientras hacían una reverencia tras otra.

  • Comparta este artículo
Archivo

Limón Dance Company se bañó en aplausos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota