Archivo

Juanito Mora y Abraham Lincoln

Actualizado el 15 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Lincoln y Juanito Mora lucharon por la dignidad colectiva del ser humano

Archivo

Juanito Mora y Abraham Lincoln

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El ocho de enero del 2013, Juanito Mora cumpliría 199 años de edad y, por tal motivo, el CLUB UNIÓN, con la asistencia de los señores Robert J. Lenz, presidente de la Asociación Abraham Lincoln, Juan Durán Luzio, catedrático universitario, y Armando Vargas Araya, periodista y escritor de uno de los mejores libros que hay sobre Juanito Mora, le han rendido un homenaje, compartido con Abraham Lincoln. ¿Por qué compartido y por qué con Abraham Lincoln?

Resulta que Lincoln y Mora son dos héroes que lucharon, cada uno en su país, por lo mismo. Mientras Lincoln encabezaba en los Estados Unidos un movimiento para terminar con la esclavitud, Mora organizaba un ejército de campesinos para expulsar a William Walker de nuestro país, quien venía dispuesto a continuar con el negocio de vender esclavos en nuestra tierra, si Lincoln triunfaba en Estados Unidos.

William Walker no era un aventurero cualquiera; en California, dirigía un periódico defensor del régimen esclavista. También era médico y abogado. Un día se encontró con Byron Cole, un norteamericano que venía de Nicaragua, y este le dijo que en aquel país había un movimiento revolucionario para derrocar al presidente Fruto Chamorro, a quien se le acusaba de fraudes electorales.

Los revolucionarios estaban en León y necesitaban refuerzos que al final de la lucha se pagarían con tierras apropiadas para continuar con el negocio de la esclavitud. A Walker le pareció buena la idea y comenzó a reclutar a los filibusteros que lo habían acompañado en una aventura similar en Baja California, la cual resultó frustrada.

Walker llega a Nicaragua con sus filibusteros y en pocos días ya es dueño de la situación y hasta presume de ser el presidente de Nicaragua. Alentado por las fáciles victorias se atreve a continuar hacia el sur y se apodera de Santa Rosa, ya en territorio costarricense. Al Presidente Juanito Mora le informan de lo que está sucediendo y rápidamente improvisa un ejército de campesinos y lo manda a desalojar a los filibusteros bajo la dirección del general José María Cañas. Las tropas costarricenses se enfrentan valientemente a los filibusteros, y en corto tiempo los obligan a salir huyendo para Nicaragua.

PUBLICIDAD

El ejército costarricense avanza hacia el norte y llega hasta Rivas. Allí los filibusteros se han atrincherado en el Mesón de Guerra y los ticos aliados con los nicas deciden atacar. Es necesario prenderle fuego al Mesón. Varios voluntarios ticos y nicas se ofrecen voluntariamente pero pierden sus vidas bajo las balas filibusteras. Un muchacho de Alajuela llamado Juan Santamaría toma la tea encendida y, aunque lo hieren antes de llegar, logra prenderle fuego al Mesón.

Los filibusteros se ven obligados a abandonar su trinchera y huyen hacia la frontera norte en donde se desperdigan. William Walker logra cruzar la frontera y llega a Honduras, con tan mala suerte que allí lo toman prisionero y lo fusilan.

Las vidas de Abraham Lincoln y Juanito Mora resultan dos líneas paralelas en la lucha del hombre por una dignidad colectiva. Su paralelismo llega hasta el final, cuando ambos mueren asesinados por sus adversarios. La pelea de Lincoln por la dignidad humana ha llegado a dar tales frutos, que, hoy, la Casa Blanca de Washington está ocupada por un afroamericano.

  • Comparta este artículo
Archivo

Juanito Mora y Abraham Lincoln

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota