Archivo

Esquina del poema

Jiménez Darío Neruda

Actualizado el 22 de abril de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Jiménez Darío Neruda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Quisiera que mi libro

Juan Ramón Jiménez

Quisiera que mi libro

fuese, como es el cielo por la noche,

todo verdad presente, sin historia.

Que, como él, se diera en cada instante,

todo, con todas sus estrellas; sin

que niñez, juventud, vejez quitaran

ni pusieran encanto a su hermosura inmensa.

Libros extraños

Rubén Darío

Libros extraños que halagáis la mente

en un lenguaje inaudito y tan raro,

y que de lo más puro y lo más caro,

hacéis brotar la misteriosa fuente;

inextinguible, inextinguiblemente

brota el sentir del corazón preclaro,

y por él se alza un diamantino faro

que el mar de Dios mira profundamente...

fuerza y vigor que las alas enlaza,

seda de luz y pasos de coloso,

y un agitar de martillo y de maza,

y un respirar de leones en reposo,

y una virtual palpitación de raza;

y el cielo azul para Orlando Furioso...

Jardín de invierno

Pablo Neruda

Llega el invierno. Espléndido dictado

me dan las lentas hojas

vestidas de silencio y amarillo.

Soy un libro de nieve,

una espaciosa mano, una pradera,

un círculo que espera,

pertenezco a la tierra y a su invierno.

Creció el rumor del mundo en el follaje,

ardió después el trigo constelado

por flores rojas como quemaduras,

luego llegó el otoño a establecer

la escritura del vino:

todo pasó, fue cielo pasajero

la copa del estío,

y se apagó la nube navegante.

Yo esperé en el balcón tan enlutado,

como ayer con las yedras de mi infancia,

que la tierra extendiera

sus alas en mi amor deshabitado.

Yo supe que la rosa caería

y el hueso del durazno transitorio

volvería a dormir y a germinar:

y me embriagué con la copa del aire

hasta que todo el mar se hizo nocturno

y el arrebol se convirtió en ceniza.

La tierra vive ahora

tranquilizando su interrogatorio,

extendida la piel de su silencio.

Yo vuelvo a ser ahora

el taciturno que llegó de lejos

envuelto en lluvia fría y en campanas:

debo a la muerte pura de la tierra

la voluntad de mis gerruinaciones

  • Comparta este artículo
Archivo

Jiménez Darío Neruda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota