Archivo

INBio inició campaña por donaciones

Actualizado el 09 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

INBio inició campaña por donaciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El director del INBio, Carlos Hernández, invitó ayer a los amigos de la institución a apoyarla con sus donaciones lo antes posible. | ARCHIVO
ampliar
El director del INBio, Carlos Hernández, invitó ayer a los amigos de la institución a apoyarla con sus donaciones lo antes posible. | ARCHIVO

El INBio nació en 1989 como una “quijotada”, para proteger la biodiversidad costarricense, una intención de la que poco se hablaba en ese momento. Entonces, el país no tenía el presupuesto para asignarle recursos públicos, por lo que se hizo desde lo privado.

En los años siguientes, la palabra biodiversidad “se puso” de moda en el mundo y, por ello, durante los primeros 15 años se obtuvieron buenas donaciones.

La mayoría venía de convenios de cooperación bilateral con países como Noruega, España, Suecia, Holanda, Canadá y Corea.

De 1992 al 2005 fueron años de bonanza. Solo en 1999 el INBio recibió $4 millones de la cooperación internacional. En el 2000 fueron $2 millones, en el 2005, $1 millón y luego se acentuó la caída.

Para el año 2006, solo recibió $650.000, y en el 2007 $79.000. Actualmente, capta unos $300.000 al año.

“Cuando vimos estas cifras, nos preguntamos: ¿dónde está mi queso?, y apostamos por generar fondos propios”, explica Carlos Hernández, director del INBio.

“Esa fue la intención con la que se hicieron consultorías y se creó el INBioparque. Calzaba muy bien con la filosofía de bioalfabetización que teníamos”, dijo, para añadir que más de 1,2 millones de personas han pasado por INBioparque.

El asunto es que conforme la cooperación internacional disminuyó –porque Costa Rica ahora está en la lista de países de renta media–, también lo hicieron los turistas y la venta de servicios del INBio. Eso los puso en aprietos.

Así fue como se tomó ahora la decisión de pasárselo al Estado y hacer lo mismo con las colecciones. “No le estamos dando al Estado un hueso con hormigas. La colección es de alto nivel y el parque no deja pérdidas. Sale tablas; es decir, tampoco es que ofrece ganancias”, aclaró Cynthia Cordero, directora de Administración y Finanzas.

Sobre cómo quedan los activos de INBio con esos movimientos, su director explicó que la colección no figura actualmente entre los activos de la entidad “porque, como no se vende ni se venderá; no tiene valor en el mercado”.

Sobre si el INBio tiene los recursos para pagar recibos de luz y salarios de sus funcionarios este y los próximos meses, Hernández admite que en este momento están pidiendo donaciones. “El INBio tomó esta decisión porque no está en la capacidad financiera de darles mantenimiento a las colecciones. Esperamos que pronto las propiedades ya estén a nombre del Estado. Lo que va a ocurrir es como una expropiación de mutuo acuerdo, de modo que vendrán peritos a evaluar el INBioparque, y luego el Gobierno nos dará una indemnización por el terreno. Hay premura de nuestra parte y para salir con los gastos durante esta transición estamos en una campaña de donaciones. Necesitamos que toda la gente que cree o ha creído en el INBio o se ha beneficiado de su sitio web para hacer tareas, nos den su donación”, expresó Hernández, quien se manifestó optimista. “Si el Estado quiere mantener el INBioparque y estas colecciones en buen estado, con mucho gusto seguiremos siendo sus custodios. Esa ha sido la función del INBio y ha sido reconocido internacionalmente por ello”, dijo.

PUBLICIDAD

De igual criterio es Rodrigo Gámez, presidente la Junta Directiva del INBio: “Estamos por descubrir si funciona este interesante híbrido con el Estado. Lo vemos como una oportunidad para que el Estado asuma su responsabilidad de administrar su patrimonio natural”.

El conocimiento obtenido por el INBio alimentará el nuevo Sistema Nacional de Información de Biodiversidad, un programa público de consulta en línea.

Además, allí, el MINAE introducirá en las instalaciones del INBio una escuela de guardaparques. Mientras que el MAG ubicará un laboratorio de diagnóstico de plagas, del servicio fitosanitario del Estado.

  • Comparta este artículo
Archivo

INBio inició campaña por donaciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota