Archivo

Histórico del milenio

Actualizado el 17 de noviembre de 1999 a las 12:00 am

Archivo

Histórico del milenio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Le Corbusier

Aunque nunca tuvo el título de arquitecto, tanto por sus diseños como por sus escritos se lo considera la personalidad más influyente de la arquitectura y del urbanismo en el mundo durante las décadas centrales del siglo XX.

Sostuvo que el primer deber de la arquitectura de nuestro tiempo es proporcionar a la gente una casa decente y humana, y aplicó el modulor, un sistema proporcional que da ligereza a edificios gigantescos. Resumió la filosofía de su trabajo con estas frases: "La casa es una máquina para vivir" y "La arquitectura es la combinación maestra, correcta y magnífica de formas bajo la luz".

De nacionalidad suiza, su nombre verdadero era Charles Eduard Jeanneret. Nació en La Chaux-de-Fonds. Hijo de un grabador, de los 13 a los 18 años fue alumno de la Escuela de Bellas Artes de su ciudad natal.

Interesado en el aprendizaje de todas las técnicas avanzadas de la arquitectura moderna -y muy especialmente por la estandarización de la forma industrial-, viajó por Europa, se relacionó con arquitectos avanzados e investigó las formas de expresión arquitectónicas de todos los tiempos, perfilándose en él una formación técnica y humana superior.

En 1908, en París trabajó con el proyectista Perret; renovador técnico, impulsó el uso de prefabricados. En 1923 concibió la metrópolis de múltiples funciones y expuso nuevas concepciones urbanas; así, el Centrosoyus, oficina de cooperativas en Moscú, el Refugio del Ejército de Salvación y el Pabellón Suizo de la ciudad universitaria en París, y el Ministerio de Educación en Río de Janeiro.

La crisis de los años 30 y la Segunda Guerra Mundial afectaron la realización de sus planes. Después de la guerra ejecutó el proyecto de las ciudades-jardín verticales, donde se consigue la máxima intimidad y servicios comunes para cada familia.

Su proyecto de Plano para una ciudad contemporánea de tres millones de habitantes contiene los conceptos del urbanismo progresista. De 1947 a 1952 trabajó en la unidad habitacional en Marsella, donde llevó a la práctica la idea de células de habitación alojadas en una sola pieza, que luego repitió en Nantes y en Berlín.

La realización del sueño de su vida fue la construcción de la ciudad de Chandigarth, capital del Punjab. Falleció en Niza. La influencia de sus concepciones arquitectónicas mantiene vigencia.

  • Comparta este artículo
Archivo

Histórico del milenio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota