Archivo

En Guardia

Actualizado el 28 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

En Guardia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Desdolarizar la economía? Es el tema que reverbera en el mundillo financiero.

En un evento auspiciado por la ABC, el Banco Central propuso a los banqueros iniciar un proceso de desdolarización. Algunos refunfuñaron. Yo también. Mi refunfuñar nace porque, a pesar de tener claras las causas, se quedó corto en la soluciones.

La propuesta parte de un diagnóstico certero: el 41% del crédito es en dólares. Eso resta efectividad a la política monetaria, que se conduce en colones, e involucra riesgos. Como había dicho el BCCR el 6 de abril: “Las altas tasas de interés en colones y la estabilidad cambiaria hicieron que a CR entraran dólares' Para defender el piso de la banda, el BC compró parte importante de los dólares emitiendo una fuerte cantidad de colones' que podrían llegar a servir de base para una expansión adicional de dinero y crédito, y amenaza aumentar la inflación y expandir el dinero y crédito bancario y poner en peligro la estabilidad del sistema financiero”. Más claro no canta un gallo.

Reconstruyendo esos conceptos en relaciones y círculos nocivos de causalidad, tenemos: las tasas de interés son más elevadas en CR que en otras plazas financieras (la relación puede ser 7 a 1 ante EE.UU. y la UE). Eso atrae ciertos capitales por las altas tasas de interés y la (forzada) estabilidad cambiaria. Pero, ¿por qué son tan elevadas las tasas (nominales) de interés? Porque no se ha logrado bajar la inflación. ¿Y por qué no baja? Por varias razones expresadas en un documento del Grupo de Economistas (disponible a los lectores), incluyendo la liquidez, que triplica el crecimiento real, exacerbada por la intervención en el mercado cambiario. La dolarización (de hecho) se da por el mal manejo de las políticas monetaria y cambiaria.

El BCCR lo reconoce: “Producto de las altas tasas de interés en colones y la estabilidad cambiaria, fue la preferencia por crédito en dólares que costaba menos. Como se prefería tener depósitos bancarios en colones, los bancos trajeron dólares para aumentar la oferta de crédito, que creció al 19% anual en 2012”. Ahí están, diáfanas, las verdaderas causas. Entonces, ¿qué propone para combatirla? En su exposición ante la ABC no vimos soluciones. Se limitó a decir: “el país debe discutir costos y beneficios de seguir con el tipo de dolarización de hecho”. ¿Por qué tanta dubitación? Solo hay dos soluciones: dolarizar (de jure) para abaratar el crédito y eliminar el riesgo cambiario, o flotar el colón y controlar la inflación para bajar las tasas en colones. Mantener el sistema actual es engrillar a banqueros y deudores, encareciendo el crédito en colones y dólares. El peor de los mundos.

  • Comparta este artículo
Archivo

En Guardia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jorge Guardia

Abogado, economista y columnista de La Nación. Fue presidente del Banco Central y consejero en el Fondo Monetario Internacional. Es además profesor de economía y derecho económico en la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios
Regresar a la nota