Archivo

Alerta, Costa Rica

Actualizado el 18 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Gobierno violenta los derechos de homosexuales al financiar congreso de bioética

Archivo

Alerta, Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alerta, Costa Rica - 1
ampliar
Alerta, Costa Rica - 1

Estamos en alerta roja. La epidemia de gais y lesbianas desatada en el país ha hecho que, en un acto de urgencia sanitaria, la Ministra de Salud y la presidenta de la República emitan el decreto N.º DM-FP-4014-12 , mediante el cual piden a las dependencias del Sector Público y del Sector Privado que contribuyan con recursos económicos para el desarrollo del llamado “V Congreso Centroamericano de Bioética”, al cual declararon “de interés público y nacional”.

De hecho, se rumora que en la junta directiva de la CCSS existe honda preocupación ante la posibilidad de que los trabajadores homosexuales pidan incapacidad mientras se curan. Se estima que la CCSS entraría en una seria crisis financiera. Según se dice, preocupa a la presidenta que hasta parte del Gabinete pueda declararse por lo menos en cuarentena.

La estrella del Congreso, el Dr. De Irala, impartirá el 25% de las charlas, entre ellas, su tema fuerte: “Comprendiendo la homosexualidad”. Quizás, igual que el Dr. Charcot daba sus demostraciones de cura de la histeria femenina en sendos auditorios que le aplaudían, el galeno español hablará de curas de la homosexualidad, por lo que es reconocido como “el gurú de la cura gay” (¡que no es lo mismo que “el gurú de curas gais”!).

Con la firma presidencial, quedaron en el olvido las lecciones de la historia. Nadie recordó que el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición persiguió y mató la homosexuales porque, según el Derecho Canónico, la homosexualidad es antinatural. Nadie se acordó del Régimen Nacional-Socialista Alemán, que por la misma razón confinó a campos de concentración a las personas homosexuales: los varones homosexuales debían llevar un triángulo rosa, y las mujeres lesbianas un triángulo negro invertido por su condición de “indeseable” o “antisocial”. Tampoco recordaron la disculpa pública de Álvarez Desanti por haber perseguido lesbianas cuando era ministro de Gobernación del Nobel de la Paz.

Como si fuera poco, se prestaron oídos sordos a los estudios de la Asociación Americana de Psiquiatría que ha demostrado que no hay cura y que más bien debe procurarse que la persona se acepte tal cual, y sea feliz, orgullosa de sí. También se desoyó a la Organización Mundial de la Salud que excluyó la homosexualidad de la Clasificación Internacional de Enfermedades, y recientemente la Organización Panamericana de la Salud advirtió que las “terapias” de cambio de orientación sexual no tienen justificación médica y más bien amenazan el bienestar de personas; que la homosexualidad no es un trastorno o enfermedad, y que no requiere cura (Washington, D.C., 17 de mayo de 2012 (OPS/OMS) Comunicado de Prensa).

PUBLICIDAD

En Davos, Suiza, la presidenta Laura Chinchilla declaró “que apoya la legalización de las parejas de homosexuales” ( La Nación , 16/02/2013). Como hemos visto, el apoyo consiste en firmar un decreto para declarar “de interés público y nacional” y solicitar a las instituciones públicas y privadas financiar el Congreso que promueve las tesis del Dr. De Irala.

Nadie llama a impedir la libre expresión del médico español. Pero sí a reclamar que el Gobierno, con ignorancia plena de los señalamientos de la Organización Mundial de la Salud, violente los derechos humanos de la población homosexual al comprometer a las instituciones nacionales a financiar tal evento.

Costa Rica no puede caer en una guerra interna contra las personas homosexuales; no podemos auspiciar la persecución con propósitos de cura. Debe detenerse todo atropello de esta naturaleza, incluido el llamado presidencial a instituciones públicas y privadas a brindar financiamiento económico a un conferencista cuyo mensaje y propuesta no hacen sino perpetuar cadenas de amargura y de irrespeto.

  • Comparta este artículo
Archivo

Alerta, Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota