Archivo

Geotermia en los parques nacionales

Actualizado el 25 de marzo de 2013 a las 12:00 am

No debe ser un cheque en blanco para el ICE

Archivo

Geotermia en los parques nacionales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagínese, estimado lector, que se encuentre un gran yacimiento de oro debajo del Teatro Nacional y se propone explotar este yacimiento en razón del beneficio para el Estado. En la propuesta se indica que desgraciadamente un porcentaje del Teatro va a ser demolido para extraer el oro del subsuelo, pero que no debemos preocuparnos, ya que a la propiedad del Teatro se le va a agregar toda la plaza de la Cultura para que construyamos un teatro más grande y más lindo financiado con un porcentaje del oro que se va a extraer. Pues algo similar se está proponiendo en el proyecto de ley sustitutivo número 17.680 en la Asamblea Legislativa donde se pretende cambiar la legislación de Parques Nacionales (PN) para permitirle al ICE entrar al Parque Nacional Rincón de la Vieja y segregar 1,000 hectáreas del corazón del parque reponiéndolas por otras mil hectáreas de algún lado y aportarle al parque menos del 1% de las ventas de energía como contra prestación.

Los parques nacionales no son solo bosques y biodiversidad, son la máxima expresión de nuestro patrimonio natural. El valor de ambos no es cuantificable en simples términos económicos, son por su naturaleza axiológica invaluables. ¿No sería más sensato comprar el parqueo público a 50 metros al sur del Teatro y perforar horizontalmente al yacimiento debajo del Teatro, logrando los objetivos de extraer el mineral y proteger la integridad del Teatro? Pues en el caso del Parque Nacional Rincón de la Vieja se puede hacer algo similar, perforando en áreas en regeneración natural con bajo valor ecológico para una explotación geotérmica que permita dar al país más energía renovable y proteger los ecosistemas valiosos del parque.

La propuesta del proyecto 17.680 propone segregar 1.000 hectáreas del sector de Pailas y Santa María, caracterizado por la zona de vida de bosque muy húmedo premontado, típica de los bosques que fueron deforestados para sembrar café en el país, siendo este sector que quiere segregar por parte del ICE el más importante biológicamente del parque. Adicionalmente este sector es vital para el turismo que genera beneficios socioeconómicos a los cantones aledaños al parque. Esta segregación mataría el turismo en el parque nacional más visitado en Guanacaste, ya que lo visitan más de 45.000 turistas, y genera $23 millones (CINPE-UNA 2009)

PUBLICIDAD

Ahora bien, las negociaciones llevadas por el ICE y el Área de Conservación Guanacaste (ACG), órgano de alta desconcentración del Minae y administrador del parque, estaban enfocadas en una posible apertura para realizar el proyecto geotérmico en la esquina suroeste del parque en áreas que fueron alteradas en el pasado y que se encuentran en proceso de regeneración natural. Esta zona da un acceso al reservorio por caminos públicos en donde se podría dar una menor afectación al parque en contrario sentido al nuevo sitio propuesto por el ICE. Los términos anteriores cambiaron de forma sorpresiva; ahora el área de interés geotérmico se ubica en el corazón del parque.

Conservar la biodiversidad. Desde la creación de los parques nacionales se ha tenido claro que su fin fundamental ha sido la conservación de la biodiversidad, la investigación científica y el uso y disfrute de ellos a través de la recreación y la visitación. Pero a través del tiempo hemos aprendido que los parques nacionales dan mucho más que lo anterior.

Nos dan una cantidad invaluable de servicios ambientales que se traducen en valores y beneficios directos que generan bienestar económico y social a nivel nacional y regional. Nos dan belleza escénica, fauna y flora para el turismo, agua para la agricultura, ciudades e hidroelectricidad, nos dan servicios de fijación de carbono para la mitigación y adaptación al cambio climático y minimizan nuestra vulnerabilidad a los desastres naturales.

El aporte económico total de los parques nacionales a la economía nacional es de $1.357 millones (CINPE-UNA 2009); por lo tanto, no son áreas improductivas, sino, todo lo contrario, contribuyen directamente al crecimiento económico, a una distribución de beneficios más equitativamente y son motores del desarrollo rural.

Hoy, 40 años después de la creación de los primeros parques nacionales, el sector de la conservación está en su gran mayoría de acuerdo en que el Parque Nacional Rincón de la Vieja se “abra”, a través del cambio legal necesario, a la producción geotérmica por parte del ICE. Esta apertura del sector obedece al entendimiento que los parques nacionales son productores esenciales y estratégicos de servicios a la sociedad y que la apertura nos dará mayor seguridad energética. Pero lo anterior debe estar guiado por una serie de principios y criterios científicos y técnicos. El proyecto de Ley Sustitutivo 17.680 y la posición del ICE no reflejan lo anterior y más bien parece un “cheque en blanco” para que el ICE con su “fuerza bruta institucional” haga un proyecto convencional sobreponiendo el interés geotérmico sobre el fin por el cual existe el parque.

PUBLICIDAD

Este primer proyecto geotérmico debe manejarse con manos de seda, cauteloso en su dimensión e innovador en su estructura, garantizando una nueva y sostenida fuente de ingresos financieros (ICE +ACG > ganar-ganar) pero, sobretodo, respetando el rol científico y de socio del ACG.

Tenemos la oportunidad de hacer algo muy diferente a lo propuesto en el proyecto de ley ya que existe espacio para un mejor balance entre los requerimientos de un proyecto geotérmico y los requerimientos ecológicos donde todas las partes ganen, y este proyecto sea modelo a nivel internacional.

  • Comparta este artículo
Archivo

Geotermia en los parques nacionales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota