Archivo

Escasa visitación en la Zona Sur

Festival de esferas: muchas promesas, poca asistencia

Actualizado el 19 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Encuentro que se anunció masivo ha convocado a unos pocos hasta ahora

Patrimonio arqueológico en ese sector no ha sido afectado por la gente

Archivo

Festival de esferas: muchas promesas, poca asistencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A las 9:10 a. m., un radiante sol y un mar arrullador premiaron a un grupo de siete personas –incluida la instructora– que fueron a playa Ballena, en el Parque Nacional Marino Ballena, Osa, para participar de una relajante sesión de yoga.

Una hora después, el arquitecto y astrólogo Abel Salazar les enseñó a los participantes cómo fabricar bolas de arena, aunque admitió que, al estar mojada, era más difícil realizar el proceso de pulido.

Así empezó el cuarto día del Proyecto Esferas, una iniciativa encabezada por el astrólogo español Vicente Cassanya y respaldada por la Municipalidad de Osa, que persigue dos objetivos básicos: “colocar las esferas de piedra de Costa Rica en el mapamundi” y “contribuir a la prosperidad económica, cultural y espiritual de la zona”.

Desde que los organizadores difundieron las primeras informaciones a la prensa sobre el proyecto, este festival se anunciaba como un encuentro masivo y patrocinado por celebridades de la talla de la baronesa Thysenn-Bornemisza, Carmen Cervera, a quien Cassanya describió como su “gran amiga”.

Un equipo de La Nación pudo comprobar que, al menos hasta ayer, el Proyecto Esferas movilizó a un público bastante reducido y centralizado en los organizadores, invitados especiales (no está aún la baronesa, pese a que se anunció que vendría) y personas allegadas.

Todas las actividades se anunciaron como públicas y gratuitas, características que favorecen la asistencia; sin embargo, la única forma de enterarse de ellas es por medio de Internet o por el “boca a boca”: no hay en la zona ningún tipo de publicidad externa.

Y, mientras los seguidores del yoga se dirigían a su destino –el cual cambió dos veces en menos de una hora–, en la soda La Cabaña, en Ojo de Agua de Ciudad Cortés, la mañana transcurría con normalidad. Cinco comensales en una mesa y tres en la otra no daban indicios de un evento masivo.

Ayer en la mañana, Palmar Norte, Palmar Sur y Ciudad Cortés despertaron con la misma tranquilidad de todos los días, tras una noche en que la lluvia no dio tregua.

Día normal. Iris Ledezma, propietaria de la soda Iris, dijo que el de ayer fue un día normal en su negocio y que se enteró del festival ayer mismo. Quien le informó fue Félix Centeno, el dueño de un café Internet al lado de la soda. “Yo veo todo muy tranquilo aquí en Palmar, creo que en Ciudad Cortés es donde están las actividades. Supongo que para el sábado, que es el concierto, habrá más gente”, dijo Ledezma.

PUBLICIDAD

Cerca de las 11 a. m. otro grupo de unas 20 personas acompañó a Casannya al sitio arqueológico Finca 6, único lugar en Costa Rica que conserva conjuntos de esferas con su alineación original.

Este “templo” de las esferas fue, precisamente, la manzana de la discordia que enfrentó a los organizadores y al Museo Nacional, institución que se negó rotundamente a apoyar el encuentro.

En reiteradas ocasiones, el director del Museo Nacional declaró que la institución no apoyaba el enfoque místico y misterioso del Proyecto Esferas, por no estar sustentando en investigaciones científicas, pero la principal preocupación era la protección de las esferas en medio de una afluencia masiva de público.

Por esta razón, el Museo envió a varios funcionarios a ese sitio para controlar el acceso de público. Cuatro de ellos fueron los encargados de supervisar la visita de ayer, de 20 personas.

“Esta es la primera visita que se hace a Finca 6 en lo que va del proyecto, y a mí me habían advertido de que nos preparáramos para unos 400 visitantes por día”, dijo Franklin Obando, coordinador de proyectos especiales de Surcoop, cooperativa que administra el sitio en conjunto con el Museo Nacional. Casannya lamentó las diferencias de criterios con el Museo Nacional y aseguró que tanto la institución como algunos medios de comunicación como La Nación desprestigiaron el encuentro, sin estar informados sobre la calidad de los profesionales involucrados y los fines que se perseguían.

Cassanya declaró que desconocía el número de personas que se habían hecho presentes en la zona, pero aseguró que la ocupación en hoteles fue numerosa.

El gerente del hotel Cristal Ballena, Ulises Ramírez, dijo que el porcentaje de ocupación pasó de un 40% a un 100%, en su mayoría huéspedes extranjeros, y atribuyó esos números al Proyecto Esferas.

Tanto organizadores como comerciantes locales apuestan por un aumento en el número de visitantes a raíz del concierto Osastock, que se celebrará mañana.

  • Comparta este artículo
Archivo

Festival de esferas: muchas promesas, poca asistencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota