Archivo

Fernando Berrocal Soto

Fernando Berrocal: ‘Yo mando la carta y seguimos’

Actualizado el 06 de marzo de 2011 a las 12:00 am

Fernando Berrocal Soto exministro de seguridad pública

El exministro asegura que estrategia se elaboró para evitar presiones sobre el premio Nobel de la Paz Vea aqui toda la información de WikiLeaks

Archivo

Fernando Berrocal: ‘Yo mando la carta y seguimos’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                 | ARCHIVO
ampliar
| ARCHIVO

En un cable de diciembre del 2007, Peter Brennan señala que usted le escribió una carta al Presidente recomendando que personal policial mantuviera el plan de entrenamiento en WHISC. Según Brennan, “en el plan que Berrocal nos esbozó el presidente Arias no responderá esa carta y su silencio se interpretará como consentimiento y con ello Berrocal autorizará entrenamiento en WHISC. ¿Es cierto? ¿Ese plan existió?

Bueno, le voy a ser absolutamente sincero y transparente, el Presidente (Arias) estaba también sometido a presiones, él es un premio Nobel de la Paz y tenía responsabilidades y había una serie de organizaciones en los Estados Unidos y organizaciones internacionales que decían que nosotros no debíamos tener ese tipo de entrenamiento y efectivamente yo convine con el Presidente (Arias) que yo asumía toda la responsabilidad. Y le reitero que no me arrepiento, estoy absolutamente seguro que hice lo correcto. En la carta se habla de entrenamiento policial y en eso sí insistí mucho con Brennan, que el entrenamiento fuera entrenamiento policial.

Pero entonces, ¿Sabía Arias de este plan? ¿Él estaba de acuerdo en no contestar y que se produjera ese silencio positivo?

Sí, yo digo que sí. Le digo con toda franqueza que ante el Presidente le dije: ‘mire Presidente, usted no se complique, usted es un hombre capaz que tiene que responder a unos equilibrios en el país de distintos sectores a los que yo no tengo que responder. Yo asumo plena responsabilidad, yo mando la carta y seguimos para adelante’ y así fue aceptado.

Según los cables, la administración Arias pasó de una postura contraria a permitir que policías de Costa Rica se entrenen en academias del Comando Sur a impulsar esa política, ¿por qué?

Porque llegamos a la conclusión de que el problema era muy serio y era un problema que el país no podía enfrentar solo, que era un problema de carácter trasnacional. Por otra parte, llegamos también a la conclusión de que Costa Rica era el primer eslabón de una cadena muy larga que tiene que ver con todo el corredor centroamericano para el trasiego de la droga y porque llegamos a la conclusión de que era un problema que estaba trastornando todo el esquema de convivencia social en la medida de que el narcotráfico es el gran acelerador de la violencia y la criminalidad.

PUBLICIDAD

¿Qué aportaba específicamente la academia del Comando Sur?

Ellos aportaban un conocimiento de la situación, un expertise, yo mismo tomé la decisión de trabajar muy de cerca con la DEA, no solo con el Comando Sur y también se involucró muy activamente la oficina de inteligencia de la Embajada americana en San José.

En un cable de noviembre del 2007, Peter Brennan señala que necesitaban apurar los acuerdos para que los policías ticos recibieran entrenamiento del Comando Sur ya que usted les había advertido que pensaba renunciar a principios del 2008. ¿Es cierto que usted les adelantó a ellos que iba a renunciar?

Es correcto; para ese entonces, yo tenía muchas diferencias con el Ministro de la Presidencia, no con el Presidente de la República, por el enfoque sobre los temas de seguridad.

En los cables ellos lo califican como el hombre que tenían “a bordo” para impulsar que policías ticos se entrenaran en academias relacionadas con el Comando Sur, ¿es cierto?

Es una apreciación de los americanos, lo que le digo es que yo tomé la decisión abierta, total y transparente y se lo comuniqué al Presidente y al ministro de la Presidencia (Rodrigo Arias) y a Peter Brennan y a Mark Langdale cuantas veces me visitaron y se lo dije en Colombia al ministro Juan Manuel Santos y Óscar Naranjo, que la guerra contra el narcotráfico para mí era un tema de seguridad nacional, que la Fuerza Pública necesitaba cooperación, necesitaba apoyo y que nosotros solos no podíamos. Y el Presidente me apoyó, me apoyó hasta que surgió el tema (de un correo hallado en la computadora de Raúl Reyes comandante de las FARC), ahí se derrumbó todo.

“Con Rodrigo Arias, yo traía seis largos meses de tener muchas diferencias pero superables que tenían que ver con eso, que tenían que ver con las encuestas, con que todas estas incautaciones se reflejaban en la valoración de los ministros que hacían en las encuestas y en que yo salía alto en esas valoraciones o salía de primero y salía con un montón de equilibrios y otras cuestiones y aspiraciones a futuro y cuestiones de esa naturaleza'

PUBLICIDAD

Usted lo que dice es que don Rodrigo (Arias) le tenía celos'

No, no, no, yo no digo eso, no digo nada de eso, solo digo que habían diferencias.

Aplicación interactiva con los cables en cifras

  • Comparta este artículo
Archivo

Fernando Berrocal: ‘Yo mando la carta y seguimos’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota