Archivo

Pasarán a manos de ministerios de Ambiente y Agricultura

Falta de dinero obliga a INBio a ceder su parque y colecciones

Actualizado el 09 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Acuerdo es que Estado será el dueño, pero INBio seguirá administrándolos

Solo colecciones –con inversión para crearlas– valdrían unos $76 millones

Archivo

Falta de dinero obliga a INBio a ceder su parque y colecciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El INBioparque pasará a manos del Estado. Con él también se trasladarán a las arcas públicas las numerosas colecciones de insectos y plantas que se construyeron durante los últimos 23 años en el Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio).

Estas últimas, según una metodología canadiense, podrían valer unos $76 millones.

Serán los ministerios de Agricultura y Ganadería (MAG) y Ambiente y Energía (Minae) los que, en adelante, fungirán como propietarios de estas colecciones e incluso se instalarán próximamente en parte de los terrenos del INBio, en Santo Domingo de Heredia.

¿Por qué? La respuesta está en la falta de recursos y la urgencia de encontrar quién les brinde mantenimiento a los más de 3,5 millones de especies que están catalogadas en estas colecciones.

Este mantenimiento incluye el pago de más de $24.000 mensuales; es decir, $288.000 al año solo por factura eléctrica.

Estas especies deben estar en salas especiales con aire acondicionado para mantener control de la temperatura y que no se “mueran” o contaminen.

Sin dinero. Según admitieron las autoridades, a partir del 2005 y hasta la actualidad, ha habido una abrupta disminución del dinero que ingresa a esta institución de parte de la cooperación internacional (países como Suecia o Noruega).

Carlos Hernández, director del INBio, reconoció que la medida responde a la necesidad de encontrar una forma sostenible de administrar esas colecciones.

Al pasar a manos del Estado, por ejemplo, la factura eléctrica queda por su cuenta, pero tiene una tarifa inferior. “Mientras que hubo cooperación internacional no fue necesario pedir ayuda, pero ahora no hay y lo que más nos importa es que las colecciones estén a salvo. Una sola semana sin aire acondicionado haría que se perdieran y nosotros no estamos en condiciones económicas de sufragar ese gasto (...). Ahora compartiremos con el Gobierno esa responsabilidad de mantenerlas bien y a disposición del público”, admitió Hernández.

El Minae y el MAG reconocieron que al asumir este parque y las colecciones, en realidad no le están “haciendo un favor al INBio”, sino que son económicamente responsables de un mandato que ya estaba dispuesto en la Ley de Biodiversidad. Esta establece que los recursos biológicos y las colecciones que de ellos se deriven deben ser parte del patrimonio del Estado.

PUBLICIDAD

Esta es una responsabilidad que hasta ahora el país había delegado indirectamente en el INBio, pero sin asignarle recursos públicos para ello.

“Costa Rica es un país que el mundo considera maduro y graduado para recibir donaciones; por eso debe asumir, según ordena la ley, una responsabilidad más directa en conservar sus recursos y su riqueza. Como hay menos donantes, nos vemos obligados a hacerlo más rápido”, explicó el jerarca del Minae, René Castro.

Según Castro, esta es una reorganización para distribuir las cargas, con el objetivo de convertir la biodiversidad en motor de desarrollo. “El Estado toma aquello que ya no es novedoso y que le toca por ley asumir, y el INBio mantiene la parte innovadora y de punta que tardaríamos décadas en desarrollar”, agregó Castro.

El traslado de las colecciones y del parque educativo se hará por medio de un convenio científico entre el Gobierno y el Instituto.

El INBio no pasará a ser del Estado ni sus funcionarios pasarán a ser funcionarios públicos. Tampoco serán despedidos.

Esta seguirá siendo una institución que continuará operando con la venta de sus servicios en 45 países. Los laboratorios seguirán funcionando. Además, “el acuerdo con el que se dio el traslado de las colecciones y de las instalaciones del parque es que INBio continúe siendo el custodio de ambas”, explicó Hernández.

La investigación hecha por el INBio será la base para crear lo que se llamará el Sistema Nacional de Información de la Biodiversidad.

  • Comparta este artículo
Archivo

Falta de dinero obliga a INBio a ceder su parque y colecciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Monserrath Vargas L.

movargas@nacion.com

Periodista de ciencia y tecnología

Redactora en la sección de Aldea Global de La Nación. Periodista graduada por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre ciencia y tecnología.

Ver comentarios
Regresar a la nota