Archivo

productores Venden en segmentos especializados del mercado

Fábricas de zapatos sobreviven gracias a fidelidad de clientes

Actualizado el 15 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Artesanos dicen que sector nunca fue fuerte y que facilidad de importar los liquidó

Poca disponibilidad y alto precio del cuero es el problema más reciente de actividad

Archivo

Fábricas de zapatos sobreviven gracias a fidelidad de clientes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Maricruz Molina, dueña de Calzado Quincho, y los siete zapateros de esa microempresa, celebran cada vez que satisfacen a un cliente con una entrega de producto.

El pequeño taller, en el centro de Cartago, sigue dando empleo porque se basa en un programa para garantizarse la fidelidad del comprador, aseguró Molina.

Así sobreviven pequeñas fábricas de zapatos, en una industria que nunca fue muy fuerte en el país y que ahora afronta una alta importación a precios baratos.

Tanto que, actualmente, el sector industrial del calzado en el país prácticamente se limita a Calzado del Barco, Calzado Torvic y La Bilbaína. Estas se mantienen junto a los micro y pequeños talleres.

Hoy, el sector sufre la creciente exportación de cuero, lo cual baja la disponibilidad de materia prima.

Datos obtenidos de la página web de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), indican que en el 2008 se importaron a Costa Rica $102 millones en zapatos de todo tipo y partes para calzado. La cifra llegó a $133 millones en el 2011 y hasta setiembre del 2012 (último dato disponible) se invirtieron $87 millones.

Los zapatos hechos en cuero de los zapateros artesanales valen de ¢30.000 para arriba y el mercado ofrece calzado sintético desde los ¢10.000, según los fabricantes.

Injusto. Daniel del Barco, de Calzado del Barco, calificó la competencia como “salvaje, ingrata, injusta, desmedida y descontrolada”.

Para poder mantenerse en el mercado, Del Barco se especializa en propuestas adaptadas al gusto de la mujer de entre 25 a 45 años, independiente económicamente.

Además, definen muy bien el perfil del comprador y ofrecen solo productos en pieles para mantener la fidelidad de los clientes.

Carlos Vega, asistente administrativo de Calzado Torvic, explicó que se especializan en zapato precaminador y para niños de hasta cinco años, así como en zapato industrial (con punteras).

Agregó que participan en licitaciones de entidades públicas para mantener las ventas.

  • Comparta este artículo
Archivo

Fábricas de zapatos sobreviven gracias a fidelidad de clientes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Marvin Barquero S.

mbarquero@nacion.com

Periodista de Economía

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.

Ver comentarios
Regresar a la nota