Archivo

Comedores y otros salones sirvieron para impartir lecciones ante daños en aulas

Estudiantes vuelven a clases en Guanacaste a pesar del miedo

Actualizado el 11 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Comedores y otros salones sirvieron para impartir lecciones ante daños en aulas

Alumnos y docentes se preparan ante posibles nuevos temblores en zona

Archivo

Estudiantes vuelven a clases en Guanacaste a pesar del miedo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Santa Cruz. Estudiantes de 41 escuelas y colegios guanacastecos volvieron ayer a clases, a pesar del miedo que desató el terremoto de la semana pasada.

Se trata de alumnos de los cantones de Santa Cruz, Nicoya, Carrillo, Hojancha y Nandayure, cuyos centros educativos resultaron dañados por el sismo de 7,6 grados Mw (magnitud momento), registrado a las 8:42 a.m. del 5 de setiembre.

Precisamente, por los daños, muchos de los niños y jóvenes se acomodaron en comedores, salones comunales e iglesias.

No es el caso de los alumnos de la pequeña Escuela Gamalotal de Nicoya, quienes tuvieron que recibir lecciones en las mismas dos aulas de siempre, aunque ahora con paredes falseadas.

Por esa razón, el retorno se hizo más difícil, pues los niños no querían ingresar, relató el director Warren Martínez.

En un intento de motivarlos y, además, prepararlos mejor ante un nuevo temblor, este lunes realizaron simulacros.

La situación se repitió en otros centros educativos de comunidades costeras de Santa Cruz, donde también imperaba el temor y la incertidumbre.

En la Escuela de Brasilito, por ejemplo, no hubo clases debido a que cuatro aulas y un cubículo colapsaron por el sismo. Estos destrozos dejaron a 130 niños sin un lugar para recibir clases.

Ahora, están a la espera de que el comité de la iglesia les preste el aula de catequesis.

Según Nidia Guadamuz, directora de la Escuela de Brasilito, este lunes tuvieron que reorganizar los horarios y espacios.

Aún, dijo la funcionaria, quedan por ubicar los niños de materno y preescolar, pues el salón comunal está apenas en proceso de construcción.

“Ahora viene un proceso duro, porque hoy en la mañana los niños que llegaron estaban llorando y no querían entrar, pero como no teníamos espacio se cancelaron las clases del primer turno”, manifestó Nidia Guadamuz.

Sin aulas. Mientras tanto, en la Escuela de Portegolpe, declarada patrimonio arquitectónico, las aulas quedaron inutilizables.

Aquí, algunos alumnos recibieron lecciones en el comedor, mientras los de sexto grado se ubicaron en el aula de educación especial. Otro grupo de estudiantes aún no tienen dónde continuar.

Ante tanto cambio, los profesores batallan contra múltiples distractores .

PUBLICIDAD

Los docentes y alumnos de la Escuela María Leal, de Santa Cruz, se vieron obligados a un cambio mayor, pues su escuela quedó inhabilitada. Ellos se trasladaron al Centro Educativo Josefina León.

Capacitación. Para ayudarlos a enfrentar las secuelas del terremoto, la comisión municipal de emergencias de Nicoya y un equipo de psicólogos colaboran en las escuelas de la comunidad, principalmente en el distrito de Nosara.

Asimismo, se intensificaron lo simulacros, incluso son sirenas, para que alumnos y docentes estén listos ante nuevos temblores.

Entre ellos, estuvieron los estudiantes del Colegio Técnico Profesional de Hojancha, que ocuparon la cancha de futbol, ante el llamado de alerta a las 9:05 a.m. de ayer.

  • Comparta este artículo
Archivo

Estudiantes vuelven a clases en Guanacaste a pesar del miedo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota