Archivo

Estadounidenses temían nueva generosidad china

Actualizado el 04 de marzo de 2011 a las 12:00 am

Archivo

Estadounidenses temían nueva generosidad china

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

23012300958458551
Mario Zamora (Parte I)
                         En secreto, el 1.° de junio del 2007, el canciller Bruno Stagno y su homólogo chino, Yang Jiechi, firmaron  la unión de Costa Rica y China. | ARCHIVO.
ampliar
En secreto, el 1.° de junio del 2007, el canciller Bruno Stagno y su homólogo chino, Yang Jiechi, firmaron la unión de Costa Rica y China. | ARCHIVO.

La Embajada de Estados Unidos veía con recelo la relación de China con Costa Rica por la eventual amenaza que la generosidad de los asiáticos representa para su influencia en la región.

Los estadounidenses también temían que la nueva amistad traería un aumento del tráfico de personas y drogas en suelo tico, además de más fraudes con visas.

Desde su punto de vista, Costa Rica no estaba preparada para lidiar con los efectos colaterales de la unión con el gigante asiático, revelan cables obtenidos por la organización WikiLeaks.

La sede diplomática de Estados Unidos también reconoció que no podía competir con el “cheque en blanco” que los asiáticos le giraron al país en los meses posteriores al reconocimiento.

Los papeles del Departamento de Estado indican que la Embajada siguió muy de cerca el desarrollo de las relaciones con China.

Compromiso. “La luna de miel continúa”, escribió el 20 de febrero del 2008 el encargado de Negocios de la misión, Peter Brennan.

“Desde la perspectiva de Estados Unidos, la nueva generosidad china aquí es otra razón por la cual debemos continuar comprometidos a través de proyectos humanitarios y de asistencia. No podemos igualar el cheque en blanco por $20 millones de China, pero podemos ofrecer asistencia dirigida, efectiva e involucramiento prolongado”, señaló Brennan.

“La relación de Costa Rica con China parece estar dando frutos, a lo interno e internacionalmente, para la administración Arias. El paquete de asistencia de China, que totaliza casi $100 millones en el primer año, ciertamente ha venido a llenar algunos huecos en la asistencia estadounidense”, escribió en junio del 2008 el entonces embajador Peter Cianchette.

“China se ha convertido en uno de los mayores donantes de Costa Rica. Aunque no vemos la entrada de China como el fin de la influencia estadounidense en la región, pone en claro que ya no somos el único (ni el más generoso) gallo en el patio”, manifestó.

El 11 de junio del 2007, días después de que el país reconoció a China, el entonces embajador, Mark Langdale, previno al canciller Bruno Stagno sobre el peligro de que aumentase el tráfico de personas y el trasiego de drogas, en especial metanfetaminas, a cargo de la mafia china que opera en la región.

PUBLICIDAD

Ese mismo día, relata uno de los cables, el director de Migración (hoy viceministro de Gobernación), Mario Zamora, les manifestó a los estadounidenses la misma preocupación, asegurándoles que Arias nunca le advirtió sobre su decisión de reconocer a China.

Según la Embajada, Zamora anticipó que los chinos comenzarían a presionar para rebajar los requisitos de las visas restringidas.

Aunque los estadounidenses lo veían como un funcionario “honesto”, creían que Zamora sería incapaz de resistir la presión política para cambiar esas medidas.

China sigue estando en la categoría de visas restringidas, pero, en diciembre pasado, Migración –dependencia a cargo de Zamora– emitió una directriz para permitirles a ciudadanos chinos con visa de Estados Unidos o de la Unión Europea entrar al país sin necesidad de un permiso especial. “Claramente, el Gobierno de Costa Rica no está preparado para enfrentar las consecuencias prácticas de su decisión política de abrazar a China”, escribió , el 18 de junio del 2007, Laurie Weitzenkorn, de la Embajada.

Aplicación interactiva con los cables en cifras

  • Comparta este artículo
Archivo

Estadounidenses temían nueva generosidad china

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota