Archivo

Medidas anunciadas por el Gobierno intentan frenar entrada de dólares

Economistas opinan que será difícil identificar a especuladores

Actualizado el 17 de enero de 2013 a las 12:00 am

Detectar capitales y crear mecanismos para gravarlos, son dos de los retos

Acciones tardarían semanas en lograr efecto y necesitarían complementos

Archivo

Economistas opinan que será difícil identificar a especuladores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Llevar a la práctica las medidas para desestimular la llegada de capital golondrina es la tarea más difícil que tendrá el Gobierno.

Así opinan los economistas Eduardo Lizano y Jorge Guardia, quienes en el pasado ocuparon la presidencia del Banco Central, el ente encargado de vigilar la entrada y salida de divisas al país.

“La dificultad es práctica; es cómo diferenciar entre ingresos de capital especulativo de los que no lo son”, dijo Lizano.

Este tipo de flujos de divisas se consideran especulativos, o “capital golondrina” porque ingresan al país, se invierten a corto plazo con el objetivo de obtener ganancias rápidas, y luego abandonan el país.

El Ejecutivo también podría enfrentar otro dilema cuando elija el mecanismo que utilizará para establecer un impuesto al pago de los intereses.

Lizano comentó que en este caso la dificultad estará en determinar cuáles son los bonos de Gobierno que son atractivos para los capitales especulativos.

Sobre este tema Guardia considera que el Gobierno debe tener la posibilidad de flexibilizar las medidas que utilizará, de modo que pueda adaptarlas en el tiempo. A su juicio, los especuladores suelen encontrar portillos para evadir estas barreras.

En cuanto al tiempo en que tardarán dichas acciones para surtir efecto, ambos economistas creen que será unas semanas después de que la ley entre en vigencia.

Medidas insuficientes. Ayer el Gobierno anunció un proyecto de ley para permitir que el Banco Central pueda tomar medidas que desestimulen el ingreso de capitales especulativos. También se giró una directriz a los bancos del Estado para que cesen su competencia para atraer inversiones mediante una guerra de tasas.

Para Guardia, estas instrucciones van en la dirección correcta, pero hacen falta más. Específicamente sobre la directriz que se giró a los bancos, el economista opinó que la solución al problema de las tasas va de la mano con una reducción del déficit fiscal del país.

Además, Guardia cree que es necesario imponer otras reglas, entre ellas: limitar la expansión crediticia en colones y dólares, y pedir al Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) que restrinja el endeudamiento en dólares a las personas que no son generadoras de esa moneda.

PUBLICIDAD

Lizano, por su parte, piensa que todavía es prematuro para saber la reacción que tendrán los inversionistas especulativos ante las medidas. “Depende de cómo reaccionen, aún no se sabe si es suficiente o no”, manifestó.

En lo que sí coinciden ambos es que con solo anunciar las acciones no será suficiente para amedrentar a este tipo de inversionistas.

¿Tipo de cambio libre? La liberalización del tipo de cambio, tras la eliminación de las bandas de intervención, es otra de las decisiones que Guardia considera como urgentes para ahuyentar el ingreso de capital golondrina.

“Me parece que se debe flotar la moneda, porque al flotarla se produce un elemento de incertidumbre cambiaria y eso va a desestimular la entrada de capitales. Me parece que sería lo más efectivo”, explicó Guardia.

Esta medida ha sido criticada por el gremio productivo del país, incluidos exportadores, comerciantes e industriales.

Empero, Guardia opina que en el largo plazo la medida no afecta a estos sectores, pues el tipo de cambio llegaría a un equilibrio.

Lizano discrepa de esta opción y considera que no es necesaria para luchar contra la entrada masiva de capitales.

  • Comparta este artículo
Archivo

Economistas opinan que será difícil identificar a especuladores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota