Archivo

Cables de WikiLeaks sobre Costa Rica

EE. UU. adiestró y financió a Policía para marchas anti-TLC

Actualizado el 03 de marzo de 2011 a las 12:00 am

Embajada participó en estrategia policial, entrenó a oficiales y les rentó buses

Exministro Berrocal admite que pidió entrenamiento pero no transporteVea aqui toda la información de WikiLeaks

Archivo

EE. UU. adiestró y financió a Policía para marchas anti-TLC

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

62160600657914400
Fernando Berrocal (Parte I)
                         Los policías que custodiaron las calles del país durante dos protestas anti-TLC, en octubre del 2006 y febrero del 2007,  contaron con el entrenamiento y soporte logístico  de la Embajada de Estados Unidos. | ARCHIVO
ampliar
Los policías que custodiaron las calles del país durante dos protestas anti-TLC, en octubre del 2006 y febrero del 2007, contaron con el entrenamiento y soporte logístico de la Embajada de Estados Unidos. | ARCHIVO

La Embajada de Estados Unidos en San José participó en la definición de la estrategia policial, entrenó y supervisó el adiestramiento de oficiales de la Fuerza Pública y rentó buses para trasladarlos en las marchas de protesta contra el TLC, según se desprende de varios cables diplomáticos obtenidos por WikiLeaks.

Un encargado de asuntos políticos de la Embajada participó en al menos dos reuniones de definición de “estrategia pre-protestas” convocadas por el entonces ministro de Seguridad, Fernando Berrocal, de acuerdo con un cable redactado tres días antes de la marcha del 26 de febrero del 2007 por el encargado de negocios de la Embajada, Rusell Frisbie.

“El Gobierno parece estar listo para las protestas. El servicio de inteligencia tiene confianza en que sabe quiénes son los verdaderos alborotadores, pero todavía está cauteloso”, reportó Frisbie.

Ayuda encubierta. En ese mismo cable se revela que Berrocal solicitó a Estados Unidos el alquiler de buses para trasladar a los oficiales el día de la protesta.

“La Policía puede necesitar la rápida movilización de recursos a puntos potenciales para bloquear el tránsito y a puntos álgidos de protesta por toda la capital. Por tanto, el Ministerio de Seguridad Pública solicitó a la Embajada el alquiler de buses para uso de la Policía, utilizando fondos disponibles de los destinados al combate del narcotráfico. La Embajada proveerá diez buses para el 26 de febrero solamente”, explicó Frisbie.

Para la marcha del 23 de octubre del 2006, el Gobierno había pedido otros cuatro buses, según relató el entonces embajador Mark Langdale en un cable del 31 de ese mes.

“Contactos policiales nos dijeron que esta ayuda, tras bambalinas (todo lo que el Gobierno de Costa Rica nos pidió), había resultado invaluable”, recalcó Langdale.

Consultado ayer, Berrocal dijo no recordar que oficiales de asuntos políticos participaran en las reuniones de estrategia y negó haber conocido sobre los buses.

Se intentó obtener la versión de Eric Lacayo, entonces director de operaciones de la Policía y a quien también se le cita en los cables, pero no fue posible ubicarlo.

Entrenamiento. En el 2007, Frisbie también relató cómo un encargado de asuntos políticos de la Embajada supervisó un entrenamiento que la Embajada de Colombia impartió en el centro de entrenamiento policial El Murciélago, en Guanacaste, a un grupo de policías.

PUBLICIDAD

“Los instructores policiales colombianos, con la muy útil ayuda de la Embajada de Colombia aquí, levantaron en alto grado la confianza del personal de la Policía antimotines. Miembros de la oficina de asuntos políticos observaron esto de primera mano”, se agrega.

Berrocal sí admitió que solicitó ayuda al director de la Policía de Colombia, Óscar Naranjo, para capacitar a los policías, pero dijo que nunca estuvo enterado de que los estadounidenses lo supervisaron.

La protesta del 26 de febrero del 2007, convocada por grupos opositores al Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana, generó gran temor entre los estadounidenses y, según los cables, entre el Gobierno, por la posibilidad de que “infiltrados” o manifestantes, provocaran a los policías para generar disturbios o violencia.

Por eso, relatan los documentos, se reforzó el entrenamiento de los oficiales para que evitaran la confrontación. El balance después de la marcha, reporta el cable de la Embajada, fue positivo.

“Los acontecimientos del 26 de febrero sí mejoraron la imagen de las protestas contra el TLC, pero hasta ahí llegaron las cosas. El Gobierno salió bien librado. Lo mejor que esperaba la oposición, un despliegue público de exceso de celo por parte de la Policía al reprimir a los manifestantes, no se materializó”, concluye el diplomático.

El requerimiento de buses también se hizo para las protestas del 23 de octubre del 2006, cuando, según los cables, el Ministerio de Seguridad pidió cuatro unidades.

Derechos humanos. El Comando Sur de Estados Unidos también entrenó a 77 policías entre el 28 de noviembre y el 1.° de diciembre del 2006, según relatan los cables y confirmó el mismo Berrocal.

La capacitación se registró en “derechos humanos”, pero un cable de diciembre del 2006 confirmó el verdadero motivo del evento: “Los policías deben estar preparados para la próxima ronda de demostraciones anti-TLC, que podrían coincidir con la primera votación del Tratado. Los manifestantes podrían provocar una reacción desmedida de la Policía con la esperanza de que la opinión pública y algunos legisladores se opongan a la ratificación del TLC”.

Aplicación interactiva con los cables en cifras

  • Comparta este artículo
Archivo

EE. UU. adiestró y financió a Policía para marchas anti-TLC

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota