Archivo

Don Otilio Ulate y las molestas comparaciones

Actualizado el 10 de noviembre de 2013 a las 12:05 am

Una sabrosa anécdota de su campaña que solía contar Otilio Ulate Blanco, quien fue presidente de la República de 1949 a 1953.

Archivo

Don Otilio Ulate y las molestas comparaciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Contaba Otilio Ulate Blanco, quien fue presidente de la República de 1949 a 1953, que le tocó vivir una situación muy especial durante la campaña política 1947-1948.

Otilio Ulate,    cuyo nombre completo era Luis Rafael de la Trinidad Otilio Ulate Blanco, gobernó de 1949 a 1953.  | ARCHIVO
ampliar
Otilio Ulate, cuyo nombre completo era Luis Rafael de la Trinidad Otilio Ulate Blanco, gobernó de 1949 a 1953. | ARCHIVO

Reza la anécdota que en las visitas a los pueblos, al presentador de los oradores –de apellido Calvo– le gustaba compararlo con figuras de renombre universal.

Así, por ejemplo, en Grecia de Alajuela, se expresó así para introducir el discurso de don Otilio: “Y ahora con ustedes, el Abraham Lincoln de Costa Rica”.

Cuando lo hizo por primera vez, el candidato no le hizo mucho caso. Pero unos días después, en San Ignacio de Acosta, lo presentó diciendo: “A continuación, escucharemos a nuestro libertador, el Simón Bolívar de Costa Rica”. En esa ocasión, cuenta Ulate que no aguantó más.

Pasado el mitin político, Ulate llamó aparte a Calvo y le prohibió terminantemente que lo comparara con nadie, menos con ilustres personajes de la historia universal

Cuando concluyó el mitin político, llamó aparte a Calvo y le prohibió terminantemente que lo comparara con nadie, menos con ilustres personajes de la historia universal.

“Limítese a decir mi nombre, únicamente”, le ordenó. Días después, en una plaza pública en Santa Ana, cuando le tocó el turno al orador de fondo, que era nuevamente Ulate, el presentador tomó el micrófono y dijo lo siguiente:

“Hablará ahora don Otilio Ulate, nuestro candidato presidencial, a quien no le gusta que lo comparen con nadie porque es tan humilde como Jesucristo…”.

  • Comparta este artículo
Archivo

Don Otilio Ulate y las molestas comparaciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota