Archivo

Desencanto en el vestuario carmelo

Actualizado el 01 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Desencanto en el vestuario carmelo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Henry Cooper procura aislar la presión que ejerce Carlos Castro, el veterano zaguero de Carmelita. Se jugó con lealtad y entrega. | ESTEBAN DATO
ampliar
Henry Cooper procura aislar la presión que ejerce Carlos Castro, el veterano zaguero de Carmelita. Se jugó con lealtad y entrega. | ESTEBAN DATO

Limón. De inmediato al minuto 51, cuando un despiste del arquero Marco Madrigal obligó a Miguel Marín a sacar un balón de la raya, Orlando de León, técnico de Carmelita, reclamó a distancia el descuido de su guardameta.

Diez minutos después de que Limón logró el empate parcial a un gol y de seguido la ventaja, el avezado estratega optó por realizar sus permutas, casi simultáneamente.

En el minuto 65, De León incluyó a Esteban Armijo y a Samuel Kenton. Tres minutos después (68’), arriesgó con el tercer cambio: Berny Solórzano, a pesar de que algunas de sus piezas vitales, como Mario Camacho, permanecían en pie de lucha, pero ya sin oxígeno en sus pulmones, por el intenso trajín del juego y el agotamiento al que fueron sometidos los protagonistas, debido a la alta temperatura que imperó ayer en las primeras horas de la tarde.

Consultado acerca de esta derrota, Orlando de León, se expresó así: “Le he preguntado insistentemente a mis jugadores qué fue lo que les ocurrió al inicio del segundo tiempo.

“Habíamos manejado el primer lapso en total coherencia con lo que habíamos planeado. No había por qué cambiar. Sin embargo, entramos en errores repetidos de desconcentración que nos costaron el empate primero y la derrota después”, apuntó el estratega.

“No es aguizote”. Una de las variantes que ha introducido Luis Fernando Fallas en su plantel tiene que ver con la numeración de las camisetas. Por ejemplo, Kurt Bernard (no actuó ayer) por lo general usa el 77, pero en anteriores juegos lo ha cambiado por el 7, lo mismo que el resto de sus compañeros.

“Es algo científico”, aseguró Fallas. “No tiene nada que ver con la suerte. Simplemente estoy experimentando, pero se trata de un detalle accesorio.

“Para mí, lo fundamental es el trabajo que estamos realizando en el equipo, que se supera cada vez más”, aseguró el timonel.

“La clave de esta superación del equipo radica en el trabajo táctico y estratégico que venimos realizando. Lo de los números, reitero, es un tema que tiene su importancia, pero no tanta”, aseguró Fallas.

  • Comparta este artículo
Archivo

Desencanto en el vestuario carmelo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota