Archivo

Arenal, Rincón de la Vieja, Turrialba y Poás

Derrumbes y cambio en laguna captan atención en 4 volcanes

Actualizado el 07 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Derrumbes y cambio en laguna captan atención en 4 volcanes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Se sobrevolará  con cámaras térmicas  el Arenal. | CARLOS HERNÁNDEZ PARA LN
ampliar
Se sobrevolará con cámaras térmicas el Arenal. | CARLOS HERNÁNDEZ PARA LN

Al menos cuatro de los siete volcanes activos del país están en la mira de científicos tras el terremoto de 7,6 grados de magnitud ocurrido este miércoles en el país.

Se trata del Arenal (Alajuela) y Rincón de la Vieja (Guanacaste); Turrialba (Cartago) y el Poás (Alajuela).

Según coinciden especialistas del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori–UNA) y de la Red Sismológica Nacional (RSN: UCR–ICE), debido a la dimensión del sismo, es normal que las estructuras volcánicas, en especial las que ya estaban vulnerables, se vean afectadas. Hay un reacomodo de material y hasta cambios químicos.

El ejemplo más claro es el Arenal, donde los lugareños reportaron un estruendo propio de grandes rocas rodando. “Sabemos que hay un derrumbe en el sector norte, en dirección a la comunidad de La Palma”, explicó la geoquímica María Martínez, del Ovsicori.

Un equipo de esta institución hizo visita de campo al sitio y dará a conocer más datos hoy.

“En el Poás, de lo poco que podían observar los guardaparques (por el clima), no reportan derrumbes notorios ni grietas”, agregó.

Sin embargo, Raúl Mora, de la RSN, asegura que los cambios más perceptibles han sido en su laguna. “Se ve mucho azufre, manchas amarillas en el lago, cosa que es normal en el Poás pero que antes del terremoto no estaban”.

En el volcán Turrialba se ha reportado un derrumbe leve, pero “al pie” del coloso, más que en la estructura volcánica. “El nivel de emisión de gases es similar a lo que se estaba observando previamente”, dijo la experta del Ovsicori.

Debido a que se han registrado temblores allí, la RSN decidió instalar ayer una estación sismológica entre entre ese volcán y el Irazú.

Esto se hace para que en el mediano plazo sea posible precisar si los sismos que ocurren allí (como réplicas) son producto de una falla tectónica o del propio volcán.

Los científicos aún no han visitado el Rincón de la Vieja, pero han recibido reportes de vecinos (que habitan unos 17 km al oeste del volcán), quienes aseguran que el agua normalmente cristalina que reciben de una naciente natural cercana tiene una consistencia lechosa y “aparentemente mezclada con azufre”.

PUBLICIDAD

“También han mencionado supuestas grietas que se abrieron en el sector norte, pero no hemos confirmado. Sabemos también que, de forma esporádica, allí se asoma una pluma de vapor de agua. Eso ocurre desde días antes del terremoto”, detalló Martínez.

La razón por la cual se analizan estos colosos es porque son volcanes activos y de buen tamaño.

“Se sabe por experiencias en otros países que tras movimientos de más de 7 grados de intensidad existe la posibilidad de que se presenten cambios en la actividad de los volcanes”, comentó Mora.

“No estamos diciendo que hay un riesgo. Lo que decimos es que lo mejor es investigar para llevarle el pulso”, concluyó Mora.

  • Comparta este artículo
Archivo

Derrumbes y cambio en laguna captan atención en 4 volcanes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota