Archivo

Crítica de televisión

Crítica de televisión: Festival de la Luz, cuatro canales por el rating

Actualizado el 17 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Ofertas similares, dificultades similares

Archivo

Crítica de televisión: Festival de la Luz, cuatro canales por el rating

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Todos los años, el Festival de la Luz se convierte en un escenario adecuado para que las televisoras busquen dos objetivos: beneficio económico y complacer a la audiencia. Cuatro canales nacionales pasaron el festival josefino con una oferta bastante similar, pero con pequeñas grandes diferencias.

Un desfile de carrozas y bandas difiere de otros eventos audiovisuales, tiene características más complejas. Es distinto al noticiero o partido de futbol de oficio que son conocidos en los canales.

El festival es un evento difícil de realizar sin yerros. Su dinámica es caótica pues las cosas suceden al margen del planeamiento audiovisual, no están bajo control de producción. Con ese escenario, Repretel, Teletica, Extra TV y el Sinart se aventuraron a realizarlo. Esto fue un poco de lo que dejó la experiencia del sábado pasado.

En comparación. El 6 tuvo una posición ventajosa. Fueron los primeros en tener el repertorio ofrecido por el festival; esto los ubicó unos 15 minutos por delante de Teletica y a más de 30 minutos de los otros. Repretel lo tenía todo fresco. Contra ese rezago, canal 7 incorporó planos aéreos previos al desfile con los que mostraron las carrozas mucho antes. Extra TV aportó algunos planos aéreos con poca técnica y descontextualizados.

El 13 inició con bloques comerciales muy densos y repetitivos. Los demás canales trataron de sincronizar sus comerciales para no perder audiencia. Esta lucha es normal en la televisión; incluso es normal verla en las noticias al mediodía, ya que no se quiere perder la audiencia. Es menos arriesgado ir a comerciales cuando la competencia tiene también lo hace.

Los errores de audio, sobre todo en el 42 y 13 fueron comunes. Esto es un pecado con las bandas. En el caso de Teletica, este problema se manifestaba al tener un sonido localizado en ciertas partes de las bandas, lo cual primaba la percusión o vientos en momento que la cámara mostraba otros instrumentos, así no se representaba la calidad del sonido de manera justa.

Es común la adhesión de grupos humorísticos a este tipo de eventos; en el 6 y el 7 fue más marcado. La duda que me deja es si estos grupos son los adecuados para estos eventos. Se trata de entretener a la audiencia cuando no hay agenda que mostrar, improvisando. La variedad de personajes en off muchas veces atenta contra el entendimiento de las situaciones. Por ejemplo, la gente de Pelando el ojo tiene tal diversidad de personajes que es difícil seguir la pista. La 1/2 Docena que estuvo con Teletica evidenció que la parte visual es muy importante para sus personajes, pues algunos son difíciles de seguir solamente con la voz; son personajes construidos para verse, no solo escucharse. No es viable apelar a que son personajes conocidos de la gente, como todo lo audiovisual esto requiere de identificaciones previas.

PUBLICIDAD

Hubo licencias que parecen ser caras. La improvisación en estos eventos es importante, pero periodistas mal preparados o personajes sin oficio fueron comunes. Es cierto que existen caras conocidas; sin embargo, la cara no levanta una conversación con el público. Una interpelación se logra con asertividad y oficio. Canal 42 y también Repretel pecaron en varias oportunidades de esto.

El festival no es manejable de oficio, hay que conocer el evento. Es evidente que su complejidad e importancia representa un reto para los canales, sin embargo parece favorecerse una transmisión cargada de improvisación y aditamentos que no forman parte de la experiencia común del festival.

El norte en la transmisión del festival debería ser poco intrusiva, como si el televidente estuviese ahí mismo. La experiencia mediante los canales fue bastante mediada como suele suceder.

Es evidente la diferencia en el músculo de producción de Repretel y Teletica con respecto a los demás, pues su producción aunque con yerros, fue solvente. Lacras como el sonido, cantidad de voces en off, chistes cansinos y difíciles de seguir median la apreciación normal del evento. Por ejemplo, el Desfile de las Rosas (Pasadena), cada 1.° de enero ofrece una transmisión que mediante el lenguaje audiovisual representa la experiencia más cercana a la vivida en el lugar, guiada y no intrusiva.

  • Comparta este artículo
Archivo

Crítica de televisión: Festival de la Luz, cuatro canales por el rating

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota