Archivo

Crítica de danza

Crítica de danza: Creación con identidad

Actualizado el 23 de junio de 2014 a las 12:00 am

Interdisciplinario: Varios artistas participaron para enriquecer el montaje de ballet

Archivo

Crítica de danza: Creación con identidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Compañía Danzay presentó Historia de los colores , su más reciente producción, creada por la coreógrafa y directora María Amalia Pendones. Este trabajo está inspirado en una leyenda indígena de Chiapas, y contó con el aporte de los artistas plásticos Martín Baltodano y Gabriel Wachong, Lucía Howell, Pablo Hernández y Sebastián Verdesia. Además en el proceso de investigación participaron los alumnos de CETAV/Parque de la Libertad, así como las bailarinas de Danzay.

Aporte. Historia de los colores está inserto en la estética del ballet contemporáneo.  Luis Navarro
ampliar
Aporte. Historia de los colores está inserto en la estética del ballet contemporáneo. Luis Navarro

El ballet, cuya duración es de más de hora y media, está dividido en dos actos e ilustra como desde la mitología chiapanense se pensó en el origen de los colores. Los personajes de la historia son las diosas que descubren los colores y una guacamaya en la que concentran a todos los colores del mundo.

Con estas premisas Pendones se apropió de los recursos del ballet contemporáneo y de las imágenes del video, para escenificar la génesis cromática mediante interesantes secciones de solos y grupales. En la obra se pasa de monocromatismo a la explosión del color. Lo mismo sucede en el movimiento cuando las diosas (Kristinne Feoli, Vanessa de la O, Karina Odio, Daniela Rojas y Daniela Hernández) descubren los colores y los resguardan en la guacamaya (Mariana Elizondo).

En el manejo espacial y del movimiento, la autora, enfrenta al numeroso elenco, a nuevas posibilidades; los hace saltar y caer con la misma energía y rompe la rigidez de la línea clásica para renovar la corporeidad del ballet de nuestros tiempos.

En la parte técnica, Telémaco Martínez fue el responsable de la iluminación, quien resolvió de forma oportuna los cambios de las escenas y contribuyó a mantener el ritmo de la obra. De igual forma, el diseño del vestuario de Pendones juega un papel fundamental ya que significativamente contribuyó a dar el volumen a las figuras con múltiples texturas.

Para la banda sonora de Historia de los colores , la coreógrafa seleccionó piezas de más de doce autores, cuyo elemento común fue la percusión. Dentro de los autores cabe destacar al costarricense Felipe Founier quien compuso un segmento para la obra.

El rendimiento de los ejecutantes, en general fue satisfactorio, especialmente en los papeles protagónicos de las diosas. En ellas se ve crecimiento profesional y entrega. Sin embargo, destaco la intervención de Vanessa de la O, la cual en su solo demostró aplomo, limpieza y fluidez acompañado de una buena proyección. En este trabajo a De la O se le ve madurez escénica y dominio técnico.

PUBLICIDAD

En los grupales se evidencia dinamismo y energía. No obstante, un aspecto que aún se debe pulir en Historia de los colores es la sincronía en algunas secciones grupales, ya que el ballet se basa en la pureza de la línea, y para ello, la sincronía es esencial.

Es muy agradable ver una producción tan seria y con sello nacional donde el talento emergente asume los riesgos y sale adelante. Con este trabajo, Danzay contribuye de manera importante a aumentar el repertorio de ballet contemporáneo.

  • Comparta este artículo
Archivo

Crítica de danza: Creación con identidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota