Archivo

Crítica de cine

Crítica de cine: Misión animada

Actualizado el 25 de diciembre de 2011 a las 12:00 am

Parece imposible Filme no defrauda

Archivo

Crítica de cine: Misión animada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         He aquí una película que no da tregua al espectador con su acción febril y con la actuación de Tom Cruise.  ROMALY PARA LN.Acción y acción.
ampliar
He aquí una película que no da tregua al espectador con su acción febril y con la actuación de Tom Cruise. ROMALY PARA LN.Acción y acción.

La película Misión imposible 4: Protocolo Fantasma (2011), dirigida por Brad Bird, pasa por momentos tan agradablemente exagerados que acaba por darnos cierta fascinación por eso: por las misiones imposibles. La arquitectura de esta película está lograda con notable honradez, donde se privilegia la esencia misma del cine de acción para hacernos creíble, en la pantalla, lo que –en la realidad– difícilmente lo es.

Se trata del llamado “cine palomitero”, pero es capaz –por igual– de gustar a los menos exigentes y de complacer el análisis de algunos más críticos. Lo cierto es que esta saga con el héroe Ethan Hunt (encarnado mejor que nunca por Tom Cruise) ha tenido sus atractivos, desde que comenzó en 1996, con la dirección de Brian de Palma.

Luego le siguieron los directores John Woo y J.J. Abrams, quienes le dieron sus estilos a la trama creada para la tele, por los años 60, por Bruce Geller. Hoy, un gran director de películas animadas, con títulos importantes como El gigante de hierro (1999), Los Increíbles (2004) y Ratatouille (2007), el mentado Brad Bird, es capaz de imaginar y de construir este filme de acción con la dinámica propia de un intenso filme animado. ¡Sorprende!

La trama comienza con el agente Hunt en una cárcel rusa. ¿Por qué?, hasta muy después vamos a saberlo. Esto nos va a dar secuencias muy bien logradas y de cierto exotismo, con escenas en el Kremlin, en la Plaza Roja y en otros sitios famosos de Moscú. Uno se queda con la boca abierta cuando las imágenes nos muestran a la Plaza Roja como víctima del terrorismo.

Muy pronto sentimos que Misión imposible 4 viene –de manera gustosa– a ocupar el lugar de las primeras películas con el agente 007, aquellas con espías cargados de artilugios (“gadgets”) en peleas con otros espías. Era el James Bond de Sean Connery y aún el de Roger Moore.

Hoy, cuando 007 cae dentro de cierto cine dramático más crudo, llega Ethan Hunt a mostrarnos que no todo se ha perdido, que el cine de acción aún vale con poco argumento (apenas lo necesario para ser emocionalmente aceptable) y con escenas de acción bien coreografiadas, bien cronometradas y de planos muy cuidados (como pasa con el cine animado).

Repito: las de Misión imposible 4 son secuencias que hacen juego con el título de la cinta, o sea, inverosímiles, pero nos las tragamos como posibles, aunque algunas nos hacen reír con su descarada exageración. ¡Por dicha, vienen sin el lastre de la tercera dimensión (3D)!

Luego de Moscú, la película justifica bien sus pasos narrativos, incluso de un sitio geográfico a otro. Así, ofrece una destacada persecución en Dubái, en medio de una tormenta de arena.

Cada momento de la película goza del acierto fotográfico y del brillante subrayado de la música de Michael Giacchino, quien recrea el conocido tema de la serie, compuesto por Lalo Schifrin.

Aceptado: en la película Misión imposible 4 se da la acción por la acción, pero es película resuelta con garra, con logrado estilo, con emoción y con compromiso estético. Tampoco abandona el discurso de que los terroristas son de otras nacionalidades y los héroes de Estados Unidos, ¡ni modo!, pero esto no afecta nunca lo narrativo ni la entraña del relato.

Lo cierto es que les recomiendo esta película, la califico bien, como lo han hecho otros críticos en todas partes. Espero que esto no desilusione a mis lectores más académicos y a los más propensos al llamado cine de repertorio.

  • Comparta este artículo
Archivo

Crítica de cine: Misión animada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota