Archivo

Por una Costa Rica con menos botellas

Actualizado el 16 de julio de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Por una Costa Rica con menos botellas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Como sociedad hemos avanzado en el tema ambiental. Mis sobrinas pequeñas me piden “reciclar” sus desechos en lugar de pedirme que los “ponga en la basura”, como se enseñaba hasta hace poco. Cada vez somos más los interesados en el tema ambiental y quienes tratamos de hacer algo para reducir nuestro impacto –separando la basura, utilizando transporte público, evitando lo desechable, comprando menos, etc.–. Sin embargo, aún con este incipiente despertar, abundan las contradicciones que nublan el panorama y confunden al público con mensajes imprecisos. Un ejemplo clarísimo es el de las bebidas en envase desechable. ¿Ha escuchado las campañas con que se anuncia el agua embotellada? Campañas que hablan de ecología tratando de vender una botella hecha a partir de petróleo...

Además, en la oferta de estas mismas empresas, aumentan las presentaciones más pequeñas de botellas desechables, son menos frecuentes las botellas retornables y cada día hay menos presentaciones en vidrio.

La verdad es que aunque su contenido tarde unos pocos minutos en ser consumido, la botella plástica tardará cientos de años en deshacerse, y por esto todo el plástico que ha existido, aún existe. Entonces, cuando se difunde en campañas nacionales que una botella plástica desechable es ecológica porque utiliza menos plástico que la botella que las mismas empresas vendían anteriormente... resulta falaz.

Por supuesto, si se analiza desde la perspectiva empresarial tradicional –generar ingresos solamente– vender envases plásticos desechables es buen negocio. Pero ambas empresas saben que esta es una aberración ecológica que perjudica y perjudicará a la sociedad entera. En este tema, aun reciclando el 100%, el que peca y reza no empata: para hacer las cosas bien, hay que disminuir la producción.

Sentando responsabilidades. En este momento, el mercado nacional de bebidas está controlado por solamente dos empresas. De hecho, el posicionamiento de ambas es tan absoluto que no creo que haya un costarricense que no consuma alguno de sus productos. En términos reales, estas empresas son tan influyentes que sus acciones tienen tanto impacto en nuestra sociedad como las decisiones de doña Laura, y por eso necesitamos que ejerzan su liderazgo, para lograr cambios trascendentales. Cientos de campañas, muy fundamentadas, muestran cómo nos estamos ahogando, poco a poco, en nuestra propia basura, y cómo un porcentaje importante de toda esa basura son botellas plásticas. Un Estado burocrático, lento y torpe jamás podrá legislar para detener esto; un pueblo poco educado y confundido con campañas que tergiversan el tema, tampoco podrá actuar a tiempo, pero con líderes conscientes que den el primer paso no sería necesario esperar.

PUBLICIDAD

Como declara Preserve Planet: esta es “una realidad devastadora para la salud y el medio ambiente”, y es inevitable notar cómo algunas empresas contribuyen en gran manera al problema, y justamente por eso, cómo también tienen la llave para facilitar su solución.

  • Comparta este artículo
Archivo

Por una Costa Rica con menos botellas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota