Archivo

Compra de medicinas en la CCSS

Actualizado el 28 de junio de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Compra de medicinas en la CCSS

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El jueves 6 de junio, este medio publicó una nota titulada “CCSS pagó hasta 10 veces más por medicamentos”.

La nota, basada en un informe de Auditoría de la CCSS como fuente exclusiva, menciona varias compras realizadas por la Institución cuyos precios son cuestionados y calificados como “desmedidos”.

Farmanova es una empresa farmacéutica dedicada a distribuir medicamentos fabricados por laboratorios internacionales y costarricenses para proveer a las farmacias y a la Caja desde hace 30 años.

La imagen y el prestigio de la empresa que represento fue negativamente afectada por las omisiones y errores del artículo mencionado, específicamente, en lo que se refiere a las compras de oxaliplatino, medicamento usado para el tratamiento de cáncer colorrectal.

Una breve revisión del Reporte Oficial de Compras y Licitaciones de la CCSS, el cual resume todas las compras de medicamentos, fue suficiente para debatir los errores de la nota periodística que perjudica a mi representada y a la Institución.

Me remito a la página 110 de este documento de acceso público, para hacer la presente aclaración.

En el historial de compras de oxaliplatino, entre el 21 de febrero de 2005 al 7 de abril de 2011, se indica que se hicieron diez adquisiciones del medicamento: las primeras seis se realizaron por vía ordinaria al fabricante, una por vía ordinaria a Comercializadora Farmacéutica Centroamericana y las tres restantes a Farmanova, S. A. (una por vía ordinaria y dos por método urgente). El artículo en cuestión compara los precios de venta de las dos últimas distribuidoras.

La Comercializadora Farmacéutica vendió a US $24,88 cada frasco y Farmanova a US $158,98; es aquí donde se induce al lector a interpretaciones equivocadas y donde nuestra empresa se ve seriamente afectada.

El oxaliplatino vendido por Farmanova y por el fabricante se trata del producto innovador y protegido por una marca registrada en todo el mundo, características que diferencian su costo con respecto al de un medicamento genérico.

Dicho esto, el primer error en la nota es indicar que se trata de “la misma medicina”. La realidad es que, desde el punto de vista legal, científico y regulatorio, los medicamentos innovadores y los genéricos son diferentes y no son comparables.

PUBLICIDAD

Otro error es indicar, con mención específica de Farmanova, que los precios varían según el proceso de compra, sea el “ordinario” o “por compra directa o urgente”. La verdad es que, reitero, las tres últimas compras que se indican en el Reporte corresponden a Farmanova y al producto innovador.

El precio difiere por ser un medicamento innovador y no por el método de compra. Con toda la transparencia que nos caracteriza, hicimos llegar al redactor de la nota en cuestión y a su editora las facturas de compra de Farmanova del producto innovador al fabricante.

Esto, para respaldar que suplimos las compras directas y urgentes de la Institución, comprando el producto al valor CIP de US$ 148,60 y vendiéndolo a la CCSS (con gastos de internación incluidos) a US$158,98.

Nosotros, en Farmanova, vemos esta diferencia de poco más de US$10 como un precio de servicio y no como un costo “desmedido”, como fue calificado.

El ejemplo ofrecido a los lectores de La Nación, utilizando el oxaliplatino y a Farmanova ha causado interpretaciones erróneas entre muchos actores del mercado y de la industria, a quienes servimos y a quienes representamos.

No obstante, la evidencia existente, y sobre la cual basamos nuestra defensa, demuestra que nuestras ventas, en precio y producto, han sido transparentes, consistentes y beneficiosas para la Institución y para los pacientes.

Ofrecemos esta aclaración por respeto a nuestros colaboradores, a la CCSS, a nuestros socios de negocios y representados.

  • Comparta este artículo
Archivo

Compra de medicinas en la CCSS

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota