Archivo

La tribuna del idioma

Colacho y los Reyes Magos

Actualizado el 30 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Colacho y los Reyes Magos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Algunos años atrás comenté una de las más extrañas discordancias genéricas, a la que nos hemos acostumbrado. Me refiero a ese personaje navideño famoso en el mundo entero: Santa Claus .

Dije entonces que por muy viejo, jovial y pasadito de libras, por muy regalón y amante de los niños que sea San Nicolás, no creo que le haga mucha gracia el que le digan santa . Santa es santa Teresa y santa Cecilia y santa Catalina... y todas las santas vírgenes, mártires y viudas que ornan los altares.

Pero, ¡por Dios!, san Nicolás, ¿cómo puede ser santa ?, ¿qué extraño hermafroditismo genérico le han endilgado al hombre bonachón del traje rojo?

En realidad, no es mi intención proponer nombres para este personaje que reparte regalos y alegría, pero ahí están el normal San Nicolás o –si les gusta más– el popular hipocorístico Colacho, y hasta el comunitario europeo Papá Noel.

Claro que en el campo de la competencia (me refiero a los Reyes Magos) también un buen estudio linguístico tendría mucho que decir. El diccionario de la Real Academia Española establece que mago se dice de una persona versada en la magia o que la practica. Y magia es el arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales.

Hay que contextualizar el término mago en su época, que corresponde a sabios o astrólogos, cuyo origen podría ser babilónico o caldeo... o ¡andaluz! En Sevila, España, un periodista andaluz escribía recientemente: Siempre habíamos pensado que los Reyes Magos venían a nuestras casas tras un largo viaje desde Oriente Medio, hasta hoy. Según el papa Benedicto XVI, los andaluces los tendríamos más cerca. Sitúa su origen en el reino de Tartesos. ¿Y dónde estaba Tarsis? Los historiadores lo sitúan en un punto del sur occidental, en algún lugar comprendido entre Cádiz, Huelva y Sevilla. Una noticia que ha sido acogida de buen grado por los andaluces, aunque piensan que la historia habría sido diferente de ser andaluces Melchor, Gaspar y Baltasar. Los sevillanos creen que habrían sido más alegres, le habrían cantado sevillanas al Niño o le habrían llevado panderetas.

  • Comparta este artículo
Archivo

Colacho y los Reyes Magos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota