Archivo

Cientos de propósitos en un solo objetivo: cruzar la meta

Actualizado el 10 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Cientos de propósitos en un solo objetivo: cruzar la meta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El triunfo era llegar a la meta y quizá bajar el cronómetro del año anterior. El podio no estaba ni en las más salvajes expectativas.

Más de 4.000 corredores aficionados fueron el grueso del pelotón de infantería, que en la madrugada de este sábado tomó los 115 kilómetros de asfalto que separan las provincias de San José y Puntarneas.

A falta de una hora para el pitazo de salida, los integrantes de los 316 equipos inscritos, estaban amontonados en la larga avenida del Paseo Colón, donde inició la carrera.

Unos atletas formaron filas en el Am Pm, donde afinaron los últimos detalles previo al recorrido, un par de botellas de agua y unas guayabitas para el camino.

Otros, se juntaron en las aceras para que un espectador les tomara la, ahora, infaltable foto para el Facebook .

Así como la agrupación de Deportistas con Propósito , que corrió para honrar la memoria de Guillermo Núñez, un veterano quien falleció el mismo día de la carrera.

“Se cambió la perspectiva de la competencia, ahora no es solo mejorar el tiempo, sino honrar la memoria de nuestro querido amigo”, destacó el corredor Kristian Mora.

 El paseo Colón se inundó de atletas que llegaron con la mente puesta en Puntarenas. Una de las arterias más anchas de San José se hizo angosta para los miembros de las tres centenas de equipos en liza.  |  RAFAEL PACHECO
ampliar
El paseo Colón se inundó de atletas que llegaron con la mente puesta en Puntarenas. Una de las arterias más anchas de San José se hizo angosta para los miembros de las tres centenas de equipos en liza. | RAFAEL PACHECO

Los abridores de cada equipo, generalmente los más veloces, iniciaron la competencia con buen paso, mientras sus compañeros de equipo no cesaban de alentar y darles asistencias desde busetas.

Dormir fue imposible, era una fiesta deportiva en la caravana.

Al pasar por el Cruce de Grecia, los competidores se adentraron en la oscuridad, no habían sirenas ni ambulancias y toda esa parafernalia que siempre rodea a los élite; sin embargo, en esos trayectos salió a relucir la solidaridad deportiva.

Sin importar el equipo: si un corredor combatía solo contra el frío y la noche recibía asistencia ajena.

Tal es el caso de la móvil del conjunto de Pozuelo, cuyos integrantes no dudaron en dar bolsitas llenas de hidratantes a cualquier corredor que estuviera en apuros.

“El hecho es competir y hacer deporte y mejorar la unión de grupo”, destacó Randall Céspedes, capitán del conjunto de Pozuelo.

En el recorrido también hubo agradables sorpresas como la del joven de 15 años, Simón Sittenfield, quien hizo 10 k.m en 37 minutos.

PUBLICIDAD

Un paso muy ligero del pequeño integrante del equipo del Gimnasio Arenas Trek (al que por cierto le agradecemos su hospitalidad durante la competencia).

Todos los corredores cruzaron la meta juntos. La frente empapada de sudor y las pupilas repletas de mar: una recompensa merecida.

  • Comparta este artículo
Archivo

Cientos de propósitos en un solo objetivo: cruzar la meta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota