Archivo

Perfil

Chinchilla escogió de vocero al político liberacionista que ortiga

Actualizado el 16 de junio de 2013 a las 12:00 am

El nuevo ministro de Comunicación es un hombre de partido, al que atribuyen ‘grandes reflejos’ en la política. Ha ejercido 10 cargos distintos en cinco gobiernos del PLN. Enfrentó escándalos; ha llorado públicamente por la política y una vez dijo que si tenía que pegar banderas, pegaría banderas.

Archivo

Chinchilla escogió de vocero al político liberacionista que ortiga

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El nuevo escudero de la presidenta Laura Chinchilla es un hombre de partido, un político que ha ejercido 10 cargos diferentes en cinco gobiernos de Liberación Nacional (PLN), a lo largo de tres décadas.

El ministro de Comunicación, Carlos Roverssi, ha enfrentado escándalos, ha llorado por la política y ha desempeñado puestos de los más variados tipos: desarrollo comunal, policía, asesoría legislativa y diplomacia, por decir algunos.

Entre cargo y cargo, siempre ha estado ligado a las campañas electorales. De hecho, fue jefe de prensa en dos de ellas: en la de José María Figueres Olsen en 1994 y en la de Chinchilla en el 2010.

Por ello, tiene conexiones con todas las tendencias del PLN: arismo, arayismo, chinchillismo, figuerismo. A este politólogo, periodista y abogado, de 54 años, copartidarios y rivales le reconocen “grandes reflejos” en la estrategia política.

Como él mismo destaca, dispone de un discurso que “ortiga”, en alusión al programa radiofónico que mantuvo por siete años junto con Rolando González, hoy dirigente de la campaña de Johnny Araya. El programa se llamó La hora que ortiga .

Roverssi suele aparecer donde hay política. Fue testigo en los casos judiciales de Compensación Social y de Figueres contra los hermanos Romero.

El vocero presidencial nació en 1958. Es hijo de Zoila Rosa Rojas Cerdas y de Giovanni Roverssi Zeledón, un excombatiente de 1955 que fue miembro activo del PLN por años. Se crió en Zapote, aunque hoy vive en San Isidro de Heredia.

Carlos Roverssi se enroló en la juventud liberacionista desde muy joven. Su primera experiencia fue a los 12 años como guía electoral, en la campaña que llevó a José Figueres Ferrer a la presidencia, en 1970.

En las juventudes liberacionistas, departió con figuras como Rodolfo Navas, René Castro, Leonel Villalobos y Ricardo Sancho.

Roverssi es graduado de Ciencias Políticas (1980) y Periodismo (1982) en la Universidad de Costa Rica (UCR). También, entró a estudiar Derecho en la UCR, pero esta carrera la terminó en 1997 en la Universidad Federada.“Entré a estudiar tres carreras juntas. No tenía que trabajar, mis papás me financiaban, tuve beca 8 o 9”, recuerda el ministro.

A partir de 1982 (gobierno de Luis Alberto Monge), Roverssi empezó una carrera política en la que desempeñó puestos de gobierno cuando el PLN ganaba y en el Congreso cuando perdía.

PUBLICIDAD

Fue director del Movimiento Nacional de Juventudes, jerarca de la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad, asesor del diputado Alberto Fait, viceministro de Trabajo, presidente del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y directivo del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), por ejemplo.

En 1990, ejerció por primera vez el periodismo en La República . Allí trabajó un año y luego estuvo dos en la agencia de noticias IPS.

“Mi anécdota es que yo era periodista de Economía (en La República), yo no quería política porque iba a cuestionarse mi militancia partidaria. Pero, Yeudi Monestel (entonces director) me encargó y terminé siendo periodista de política”, comentó Roverssi.

Jesús Mora, entonces jefe de redacción del diario, lo recordó como un reportero acucioso, buen investigador y de buenas fuentes: “Él supo mantener esa división entre militancia y ejercicio profesional”.

Luego, Roverssi fue designado por Figueres Olsen viceministro de Trabajo. Salió por divergencias con el ministro, Farid Ayales.

En 1997, ganó la candidatura a diputado en el sexto lugar de la papeleta por San José, lo que en aquel tiempo era un puesto seguro. Pero el exviceministro de Trabajo del PUSC, Víctor Morales, denunció que Roverssi se benefició de una beca del Consejo de Salud Ocupacional cuando estuvo en Trabajo.

Morales, actual alcalde de Aserrí por el PAC, sostuvo que a él lo llamaron para darle la denuncia y la documentación: “Yo tenía una buena relación con Roverssi, era de una generación liberacionista contemporánea a la mía (en el PUSC)”.

El 26 de setiembre de 1997, el entonces candidato presidencial del PLN, José Miguel Corrales, le pidió renunciar. Ese día, ambos lloraron. “Sí, soy sentimental”, recordó el nuevo ministro el viernes. “Corrales me ofreció decirme la razón de la renuncia y estoy esperándola todavía. No tengo espíritu de rencor”.

El exdiputado recordó: “Gente muy alta del PLN me dijo: ‘usted está equivocándose’. Con el paso del tiempo, ando con una goma con ese muchacho, la gente que me informó, me informó mal. Ni él sabe siquiera, algún día sabrá”.

Según Corrales, Roverssi tiene habilidad política, “ese don de decir por aquí es donde va el asunto, esa bola cae aquí”. Víctor Morales también calificó al político que denunció de inteligente y hábil. Sostuvo que, en tantos años de carrera política, el único que tendría razón de estar bravo con él es Roverssi pues perdió una diputación segura.

PUBLICIDAD

Tras el escándalo, el hoy ministro dijo a Al Día que nunca se retiraría del PLN ni abandonaría al candidato: “Si me necesita pegando banderas, yo pego banderas”.

También habló de persecución, argumento que ha usado en varias ocasiones desde la década de los 80 hasta la del 2000, cuando le toca enfrentar cuestionamientos. Corrales perdió la elección y Roverssi regresó de asesor al Congreso, donde obtuvo una plaza que aún tiene.

En el 2003, se lanzó a la aventura periodística de La hora que ortiga . Su coproductor, Rolando González, afirma que, políticamente, su copartidario es “tremendamente intuitivo, de grandes reflejos”.

Añadió que, desde el principio, dejaron claros a la audiencia que eran dirigentes liberacionistas, pero que promoverían el libre pensamiento.

En el gobierno de Óscar Arias, Roverssi fue director de la Escuela Nacional de Policía, donde también fue cuestionado por un plus salarial. Luego, pasó a la campaña de Chinchilla y, tras el triunfo, lo designaron vicecanciller.

En ese puesto tuvo un lenguaje duro en el manejo del conflicto con Nicaragua. Fue él quien envió una protesta a Managua cuando el gobierno de Daniel Ortega anunció el dragado del río San Juan, antes de que el excanciller, René Castro, le bajara el tono a la discusión.

“Mi lenguaje es claro, llano y directo, no hay segundas intenciones”, dice el vocero presidencial.

El nuevo ministro de Comunicación conoce a buena parte de los periodistas que ejercen en medios de comunicación. “Muchos fueron alumnos míos”, apunta Roverssi, pues desde hace 15 años es profesor en la carrera de Periodismo del Colegio Universitario San Judas Tadeo, de la Universidad Federada.

Además, es liguista y ferviente usuario de Facebook, donde tiene más de 5.000 amigos.

  • Comparta este artículo
Archivo

Chinchilla escogió de vocero al político liberacionista que ortiga

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Oviedo

eoviedo@nacion.com

Editor de Política

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

Ver comentarios
Regresar a la nota