Archivo

Análisis de la visita del presidente Xi Jinping

China afianza a Costa Rica como su ficha en la región

Actualizado el 05 de junio de 2013 a las 12:00 am

País ofreció apoyo para ‘generar otras amistades’, afirmó el canciller nacional

Mandatario partió ayer en recorrido para afianzar nexos con México y EE. UU.

Archivo

China afianza a Costa Rica como su ficha en la región

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A las 9:47 de la mañana de ayer el Boeing 747 de Air China alzó vuelo en la pista del aeropuerto Juan Santamaría, llevando al presidente Xi Jinping y a su esposa, Peng Liyuan, que partían con el compromiso de Costa Rica de colaborar con sus planes en Centroamérica y el Caribe.

Todavía algunos oficiales de tránsito revisaban las fotos que le hicieron con sus celulares a Xi cuando el canciller Enrique Castillo, recalcó a la prensa que el país colaborará con la integración política de China en América Latina, empezando por sus vecinos.

“Les hemos dicho: ‘Bueno, ya que somos amigos podemos acompañarlos a generar otras amistades en la región ’”, dijo el ministro en referencia al compromiso local.

Por su parte, Xi dejó firmado acá otro compromiso que consiste en nueve acuerdos para facilitar créditos blandos por $1.400 millones para carreteras, buses, taxis y otros favores con este país que no es rico ni pobre, sino de lo que los analistas llaman ahora “renta media”.

Números. Sin embargo, esta ayuda no es una cara inversión si se toma en cuenta que Costa Rica aparece como una ficha efectiva para facilitar negocios y relaciones políticas a la misma China.

Castillo admitió que, “guardando las diferencias de tamaño, habría que decir que no le cuesta tanto a China ayudarle a un país tan pequeñito como Costa Rica”.

Tal apreciación es entendible si se revisan los datos del Banco Mundial sobre el producto interno bruto (PIB) de China que para el 2011 fue de $7,3 billones (un billón equivale a un millón de millones) mientras que el de Costa Rica para ese mismo año fue de $40.870 millones.

En una imagen insospechada quedaría la comparación poblacional: 1.344 millones de chinos contra los escasos 5 millones de ticos.

Con este escenario es evidente que la ganancia china no está en los dólares o yuanes que le generen los intereses por créditos a “la perla de Centroamérica”, como la llamó Xi.

Caballito de Troya. A seis años justos de relaciones diplomáticas entre China y Costa Rica, el gigante enfila sus intereses a América Latina y encuentra aquí lo que a criterio del analista Alejandro Barahona es “una linda novia”.

PUBLICIDAD

Para él, no está mal el que China aparezca en la escena internacional de la mano de Costa Rica, un país alabado por su tradición democrática, su defensa de los derechos humanos, la naturaleza y la paz.

Sobre este tema, Castillo recalcó el lunes que este acercamiento no implica que “China nos esté comprando para acercarlos a otros países. Lo hemos ofrecido nosotros para corresponder a la buena voluntad que vemos en ellos”. Aclaró que no se puede “perder de vista que la buena voluntad no excluya que haya también intereses”.

Aun así, Barahona, considera que el plan de China no se centra solo en Costa Rica, sino que responde a una estrategia política global.

Una posición similar sostiene el politólogo Guillermo Barquero, para quien Costa Rica se presenta como un interesante “caballito de Troya” en la política hemisférica.

Recordó que Costa Rica “tiende a romper paradigmas” en materia de política exterior y que un golpe de efecto similar se dio cuando José Figueres Ferrer abrió relaciones diplomáticas con Rusia en 1970.

De país en país. Mientras Barahona daba su explicación, Xi recibía honores en México del presidente Enrique Peña Nieto. Eran las 3:30 p. m. y el plan por hacer amigos en América Latina seguía la marcha iniciada en Trinidad y Tobago el viernes .

Esta es la segunda gira internacional de Xi desde que asumió en febrero. En marzo fue a Rusia y varios países africanos, siendo la cooperación su carta fuerte .

Este periplo terminará con una visita a Barack Obama, este jueves y viernes, donde más que cooperación, el líder chino buscará acuerdos en seguridad informática.

Ya lo dijo el canciller Castillo con claridad: “No hay que perder de vista que la buena voluntad no excluye que haya intereses, y es cuestión de ponernos de acuerdo, porque tanto en lo político como en lo comercial y lo económico”.

Así terminó la visita de Xi la mañana de ayer.

Ya cuando no estaba el enorme avión, un grupo de funcionarios del Gobierno tico comentaba, entre sí, lo que fue y lo que viene.

  • Comparta este artículo
Archivo

China afianza a Costa Rica como su ficha en la región

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Mata

emata@nacion.com

Periodista de Política

Periodista de Política. Bachiller en Periodismo por la Universidad Latina. Cronista parlamentario y reportero de investigación premiado por el TSE, la Defensoría de los Habitantes y colaborador de medios internacionales.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota