Archivo

Cero tolerancia al aleteo

Actualizado el 19 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Haremos cumplirel decreto contrael aleteo al piede la letra

Archivo

Cero tolerancia al aleteo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En el 2011 se pescaron en Costa Rica entre 350-400 mil tiburones para usar solo las aletas, mientras que a nivel mundial se estima que el exterminio ascendió a 78 millones de tiburones anuales. Organizaciones como Pretoma y empresarios como Richard Branson han alertado sobre esta matanza, y su voz se une al clamor de la sociedad costarricense y a la gran preocupación del Ministerio del Ambiente y del Gobierno en general.

Con el decreto firmado recientemente por la presidenta Chinchilla y por los ministros de Ambiente, Agricultura y Seguridad, dimos un gran paso. Este decreto ordena al Ministerio de Seguridad, al MAG, a las capitanías de puerto del MOPT y al Minaet aunar recursos y trabajar con cero tolerancia al aleteo propio o de países vecinos.

El decreto no prohíbe totalmente el comercio de tiburones pues la pesca para comercializar la carne y todas las partes sigue siendo legal, sobre todo para subsistencia; lo que se prohibió expresamente es el aleteo y cualquiera de los subterfugios para seguir haciéndolo. Por ejemplo, no será posible desviar un barco a un país vecino y obtener una certificación falsa, importar las aletas y reexportarlas desde aquí. Nuestros equipos vigilarán los mares, los muelles, las aduanas y darán seguimiento a cualquier denuncia de disfrazar el aleteo como pesca de subsistencia o de comercio legal de partes de tiburón.

El aleteo es ambientalmente insostenible porque se abusa y se sobrepesca el tiburón, cuyas poblaciones migratorias están amenazadas en muchos sitios. Por ello Costa Rica, además prohibir el aleteo en sus espacios soberanos, incluyó al tiburón en el Anexo III de la Convención CITES que limita el comercio de especies amenazadas.

También es insostenible económicamente pues solo se utiliza entre el 2-5% del cuerpo del tiburón, según denunciaron los ministros responsables de pesca de los países centroamericanos cuando se sumaron a la propuesta costarricense de prohibir el aleteo en toda el área. El resto del cuerpo del tiburón se bota y desperdicia. Algunos argumentan que la aleta tiene buen precio en Asia y que deben hacer espacio en las bodegas de los barcos y disminuir los fletes; esa es una visión miope que da una ganancia espuria y ficticia, pues las poblaciones de tiburones están en peligro de desaparecer y acabaría su negocio.

PUBLICIDAD

Asimismo, es insostenible desde el punto de vista social, pues el tiburón es comestible y muchas poblaciones costeras lo consumen. Al lanzar los cuerpos al mar se priva a costarricenses humildes de este alimento y al diezmar la poblaciones de tiburón los pescadores de subsistencia deben navegar muchas más horas en busca de alimento. Además, es una crueldad cortar la aleta del tiburón y lanzarlo agonizante al mar solo para maximizar las ganancias de la flota pesquera.

En resumen, el aleteo de tiburón es una práctica cruel e insostenible por razones ambientales, económicas y sociales. Por eso, les aseguro que haremos cumplir el decreto contra el aleteo al pie de la letra y así Costa Rica protegerá este valioso recurso marino, al tiempo que marcará el norte en las convenciones globales de uso sostenible de la biodiversidad.

René Castro Salazar. Ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones

  • Comparta este artículo
Archivo

Cero tolerancia al aleteo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota