Archivo

Cartas a la Columna

Actualizado el 29 de abril de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carretera a San Ramón

otro fiasco de este Gobierno

La fallida concesión de la carretera a San Ramón es solo otro fiasco de este controvertido Gobierno. Siempre fue un proyecto mal pensado, que heredó este Gobierno. La carretera necesita poco más que buen mantenimiento, algún paso a desnivel y algún puente peatonal, todo lo cual se conseguiría actualizando el valor de los peajes y destinando los dineros así recaudados a amortizar el préstamo. Lo que verdaderamente haría falta es construir una vía férrea a ambos lados de la carretera, para trenes livianos de pasajeros. Así, ramonenses y palmareños podrían dejar su carro en casa y sentarse cómodamente en el tren a leer el periódico, gastaríamos mucho menos en carros y en combustible, ambos importados, y contaminaríamos mucho menos. $500 millones deberían poder pagar eso.

Leonardo Morales Castro

Escazú

A Greivin Moya

Felicitaciones al  periodista  de Teletica Canal 7 que con sus valientes  investigaciones  y con un valor que muchos se lo desearían (hasta los de nuestra policía), nos da a conocer  el montón de matráfulas  que hacen  las personas cuando ocupan cargos públicos  utilizando  sus influencias  para llevarlas a cabo  y dejando a un lado todo principio ético y de honradez. Me gustaría  que tal actitud  sea aprendida por los actuales estudiantes de periodismo para que en un futuro  tengamos muchos Greivin Moya. Siga así, desenmascarando  sinverguenzas, y los ciudadanos honestos se lo agradeceremos. La historia lo recordará como uno de los pocos valientes que quedan.

German Mora R.

Heredia

Aletas de tiburón

Si bien Costa Rica no es un mercado para las aletas de tiburón, sigue y seguirá sufriendo el desaleteo mientras no se prohíba la exportación de aletas desde nuestro país. Aunque la información ( La Nación, 26/4/13) dice que se ha prohibido tanto la importación como la exportación, lo cierto es que se pueden importar aletas, y el decreto anunciado por la señora presidente Chinchilla con que supuestamente prohibía la exportación de aletas, no era tal. ¡Ni siquiera se menciona ese comercio! El único intento por imponer dicha prohibición se dio en la administración Arias, pero ni con el apoyo del presidente se logró, pues grupos que se dicen defensores de los tiburones, argumentaron que eso afectaba a pescadores nacionales. Por tanto, las aletas recién decomisadas en altamar son solo una pequeña parte que abastece a compañías exportadoras que actúan amparadas por la ley costarricense.

PUBLICIDAD

Freddy Pacheco León

Heredia

Préstamo necesario

Señores diputados, como profesor de la UNED, envío esta carta solicitando el trámite rápido para el préstamo del Banco Mundial. La UNED es la universidad más equitativa por el hecho de no tener examen de admisión y atender  de preferencia a estudiantes de zonas rurales o que no han podido estudiar en otras universidades. Señores diputados, las necesidades de infraestructura son de emergencia tanto en centros universitarios como en Sabanilla, además de la necesidad tecnológica y de capacitación. En sus manos, con el aval de las cuatro universidades públicas,  está el proyecto del préstamo de $50 mi- llones. Alargar su aprobación significa mayores costos y  menores oportunidades para los estudiantes y docentes de la UNED.

Prof. Mario Valverde Montoya

Sabanilla

Sentido común

Con asombro vi la noticia en Canal 6 sobre enfermos mentales condenados por delitos menores a quienes los jueces no les establecen límite de tiempo para la pena. Inhumano, falto de lógica, solo porque no se pueden defender. El tiempo de cura debería ser igual o menor que el de la pena por el delito cometido. O lo curan o lo sueltan, no hace falta una ley nueva; como dicen, solo sentido común.

Ing. Randall García Chacón

Alajuela

  • Comparta este artículo
Archivo

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota