Archivo

Cartas a la Columna

Actualizado el 12 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Flaca memoria

JUGADORES DE FUTBOL EXTRANJEROS

El Sr. Raúl Pinto, presidente del Alajuelense, despotrica contra el Herediano por el asunto de los jugadores extranjeros, cuando es un asunto exclusivo de Migración: ya están asegurados, pueden tener permiso de trabajo. Se retrató de cuerpo entero cuando exigió los puntos por el partido suspendido con Pérez Zeledón, pese a la intoxicación de los jugadores del sur. Su equipo apeló la sanción a sus jugadores en el zafarrancho en el Estadio Rosabal Cordero, en torneo anterior, evitando la purga de partidos. Ahora habla de inmoralidad del Herediano por valerse de portillos legales. ¡Qué flaca memoria tiene! ¿Dónde está su solidaridad con estos equipos? Los jugadores del Herediano han donado $1.000 a sus colegas del Limonense. Perdón, ¡pero eso sí es ejemplarizante!

Mario Alberto Villalobos Gómez

Tibás, San José

Innecesaria represión

Viendo el trágico fin de la manifestación de costarricenses para defender la CCSS y la actuación de la llamada Fuerza Pública, me sorprende la represión tomada por este Gobierno, propia de Gobiernos como el de Hugo Chávez ante ciudadanos indefensos que protestaban por sus derechos y garantías sociales que tanto nos han costado contra niños, jóvenes, mujeres y adultos mayores. Esta situación, sea quien sea el que la inició, nos preocupa en el tanto los más pobres y defensores de nuestros derechos nos veamos reprimidos por quienes nos deberían de apoyar y proteger.

Luciano Ruiz Salazar

La Uruca, San José

Reporte sin atender

Señores de AyA: Desde el pasado 06/11/12 en la noche me dejaron sin agua; he reportado el problema. Me envían una cuadrilla que no es para resolverlo: me dicen que lo arreglan en la tarde o en la mañana siguiente. ¿Con quién tengo que hablar?

Mildred Cambronero García

Alajuela

Cómo ser diputado

La próxima vez que tenga un problema, siga el ejemplo de los diputados. Primero,  bloquee  una calle cerca de su casa, entre más gente moleste, mejor. Si llega la Policía, súbase a una patrulla y ataque a un policía cuando no esté atento. Si es pequeña y mujer, mejor. Cuando le pidan cuentas, alce mucho la voz,  hable siempre en nombre del pueblo  y use muchas veces  palabras de domingo  como “soberanía”.  Nunca ofrezca disculpas o  acepte que cometió un error. Siga las instrucciones,  y a lo mejor  un día se halla sentado  en una curul.

PUBLICIDAD

Federico Rojas Guitart

Escazú, San José

La ley es para todos

Qué pena que algunos de “los padres de la patria” se pongan al frente de una turba enardecida de manifestantes que a veces protestan por todo, o buscan excusas para alterar el orden público.  Deberían hacer su oficio desde la posición en que tienen el poder de decidir y perpetuar nuestra democracia. Nadie les recusa que se manifiesten como ciudadanos, pero entonces que  no se amparen en la inmunidad  que el Estado les otorga para situaciones especiales, y que se atengan a las consecuencias de sus actos.

William Barrantes Barrantes

Alajuela

¿Y el código de ética?

Escuchaba la entrevista a una diputada del PAC sobre los hechos en la manifestación contra la corrupción en la CCSS, donde la señora se negaba en forma absurda y vergonzosa a admitir la falsedad de sus declaraciones previas, a pesar del video que se le presentó durante la entrevista, y recordé que ese partido ha promovido sus representantes a través de un supuesto código de ética. En él se habla de probidad y, sobre todo, honestidad, de personas “íntegras y decentes”... que siempre deben comportarse “de acuerdo al espíritu de este código y desempeñar el cargo con... ‘respeto al pueblo’... ‘veracidad’...” y otras virtudes. De ahí mi confusión.

Francisco Jiménez Martén

Cartago

Mal servicio de buses

¿Quién sabe a cuál persona se le ocurrió hacer el cambio de paradas terminales de San Pedro- San Ramón, Sabanilla, Granadilla, etc.? Por Dios, ¡qué catástrofe! No solo para uno como usuario que debe salir todos los días a trabajar, sino que cuando lo inauguraron fue un desorden a la hora que uno se baja del bus. Y la espera, ni para qué; había que esperar que en el mismo orden que fueran llegando se fueran despachando... Tras de eso, tienen el atrevimiento de subir pasajes. ¿Cómo es posible que las diferencias sean de ¢35 hasta ¢55 por el mismo servicio?

Jenny Jiménez Solano

San Rafael de Montes de Oca

  • Comparta este artículo
Archivo

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota