Archivo

Caos vial y el reto de la planificación urbana

Actualizado el 08 de mayo de 2012 a las 12:00 am

El desarrollono puede seguir dependiendo de los intereses políticos

Archivo

Caos vial y el reto de la planificación urbana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tanto en la capital como en las cabeceras de provincia, el transportarse se ha convertido en un forzoso ejercicio de paciencia. Las calles de siempre, diseñadas para carruajes y carretas, no dan abasto para la cantidad de autos. Tampoco los políticos han sabido dar una respuesta a largo o mediano plazo, deslumbrados con sus propias luchas interinas y escenarios inmediatistas. El ciudadano parece condenado a la injusta resignación, ante algo que debe y puede mejorarse.

Es importante que den espacio a los expertos técnicos independientes, para trazar los planes futuros y las modificaciones viales realizables. El desarrollo no puede seguir dependiendo de los intereses políticos. Eso nos va a conducir irremediablemente a la inmovilidad y la ingobernabilidad. No son más leyes sino menos; no son más ocurrencias sino proyectos sostenibles, basados en evidencias y llevados a cabo por desarrolladores independientes y estrictamente supervisados según la ley para que no perjudiquen a las comunidades.

Hay ideas interesantes que deben ponerse en agenda. Por ejemplo, los trenes elevados que circulan por un único riel, o transportes similares, los cuales están tomando auge a medida que las grandes ciudades en países y regiones buscan soluciones rápidas y baratas a la congestión que desgasta sus fuentes de energía. Tenemos el caso de China, donde hay una línea de unos 20 kilómetros y más de 19 estaciones, que opera desde hace seis años. Buen ejemplo nos dieron con la construcción del estadio de fútbol. Sistemas de monorriel se consideran en lugares como India, Arabia Saudita, Corea del Sur, y Brasil. Una construcción bajo la modalidad de concesión, con expertos internacionales y adecuada supervisión, podría ayudar a desahogar nuestra capital, y conectarse con terminales de autobuses y estaciones del tren.

La ciudad y servicios digitales deben ser prioridad hoy más que nunca.

Evitar los trámites presenciales que sean evitables, simplificar trámites, y promocionar el acceso equitativo de la población a las redes informáticas, son respuestas lógicas y realizables que contribuirán definitivamente al ahorro de tiempo, evitando el desperdicio de energía que se consume a diario, en los desplazamientos por estas vías letárgicas, donde todavía la velocidad promedio en horas pico, es inclusive menor que la de las antiguas carretas coloniales.

  • Comparta este artículo
Archivo

Caos vial y el reto de la planificación urbana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota