Archivo

Clientes atraídos por descuentos del ‘viernes negro’

Cansancio y desesperación afloraron en cacería de ofertas

Actualizado el 24 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Tiempo mínimo de espera en las filas de cajas era de 30 minutos

Descuentos de 50% fueron los más atractivos, según los compradores

Archivo

Cansancio y desesperación afloraron en cacería de ofertas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A simple vista, las caras no decían mucho, pero bastaba con acercarse a los compradores y decirles: “soy periodista”, para que empezaran a contar sus reclamos.

Ya fuera por las filas en la caja o para retirar el producto, o porque no encontraron descuentos para los artículos buscados, quienes acudieron ayer a los comercios para aprovechar ofertas del “viernes negro” sucumbieron ante el cansancio y la desesperación.

A pesar de todo, la fiebre por las compras se apoderó de los costarricenses. Desde la mañana los comercios estaban abarrotados de compradores. Todos querían comprar barato y rápido, objetivo que se logró a medias.

Descuentos y buenos precios sí podían conseguirse, solo había que caminar, como hizo Jennifer Esquivel, de Escazú.

Buscaba pistas de la marca Hot Wheels y las encontró en Universal, de San José centro, a buen precio, dijo, después de un recorrido por varios locales.

Por el contrario, a Jacqueline Otárola, quien viajó desde Talamanca para hacer sus compras navideñas, no encontró en esa tienda los artículos que buscaba con descuento.

“Lo que está en oferta es viejo. Las Barbies de moda no tienen descuento”, comentó. Similar opinión tuvo Heilyn Esquivel, quien viajó desde Palmares.

Filas. Los clientes debieron esperar mucho para pagar. La duración mínima en las filas de las cajas, según el sondeo realizado por La Nación , fue de media hora.

En Play de Zapote, el tiempo de espera era mayor. Juan Pablo Mesén llegó por una pantalla plana que, según él, consiguió a un buen precio. Hasta le alcanzó para adquirir un teatro en casa.

Para cuando lo entrevistamos, llevaba tres horas en el local, y todavía le faltaban unos 15 minutos para pagar. Además, le esperaba otra fila para retirar los productos. En total, sería una hora más.

Jaime Campos, administrador del local, explicó que, en parte, el retraso se dio porque muchos clientes usaron dos formas de pago: en efectivo y con tarjeta.

La tienda departamental Simán, en Multiplaza Escazú, ideó un sistema para ayudar a sus clientes y reducir el tiempo en las cajas.

Entregó a quien lo quisiera una bolsa plástica transparente, para que el visitante guardara los artículos que iba seleccionando.

PUBLICIDAD

La bolsa se sellaba y se ubicaba cerca del área de cajas. Así podría continuar recorriendo la tienda y pagar al final.

Al mediodía, las filas en todas las cajas superaban las 20 personas. Esta tienda tiene al menos cuatro módulos de cajas en cada uno de sus tres pisos. A los lados se observaban varios cúmulos de bolsas con todo tipo de artículos.

Precios. “Este día el factor determinante de compra es el precio”, dijo Roberto Federspiel, gerente de Grupo Universal. “Podemos ofrecerle otros beneficios al cliente, pero solo estará satisfecho si se le dan grandes descuentos”, agregó.

En general, los compradores consultados calificaron los descuentos como buenos. Si superaban el 50%, eran excelentes.

Ana María Ureña, una clienta de la tienda Sketchers, en Multiplaza Escazú, acostumbra ir a Estados Unidos o comprar por Internet. Sin embargo, este año se quedó en el país. Y aseguró que las ofertas sí son atractivas, y en algunos productos igualan a las que se consiguen afuera.

Es un poco temprano para que los comercios determinen sus ganancias finales, pero viendo el número de personas que hicieron fila en las cajas para comprar este día, más de un gerente debe estar frotándose las manos.

  • Comparta este artículo
Archivo

Cansancio y desesperación afloraron en cacería de ofertas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota