Archivo

Cadáver exquisito

Actualizado el 05 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Cadáver exquisito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cadáver exquisito - 1
ampliar
Cadáver exquisito - 1

Hannibal Lecter estaba muerto y enterrado. Hollywood lo mató a punta de malas adaptaciones, tras exprimirlo de un modo vulgar. A estas alturas, parecía que poco quedaba por mostrar del buen doctor, aunque, fiel a su estilo, Lecter tenía otros planes.

El caníbal más popular de todos los tiempos está de vuelta, no reciclado, sino reinventado en un modo que nadie lo vio venir. Hannibal es el título de la tan maravillosa como perturbadora serie de televisión en la que la historia de Lecter vuelve a ser contada, aunque desmarcándose de todo lo que antes habíamos visto y oído de él.

Les soy honesto: cuando se anunció que el personaje sería retomado por la pantalla chica temí lo peor. Más por coincidencia que otra cosa hace dos semanas me topé con el capítulo estreno de la serie en AXN (en Estados Unidos la transmite NBC, que es también su productora)... y el golpe fue brutal. Estaba tan mentalizado en que sería una porquería de programa que no supe cómo asimilar mi absoluta decepción, pues ante mí tenía a una de las mejores series para adultos de tiempos recientes.

Desde entonces, sobra decir, estoy enganchado. Los cerebros detrás de la producción saben lo que hacen y, mejor aún, toman riesgos, a pesar de que tienen entre manos a uno de los grandes (e intocables) íconos culturales del último siglo. En principio se pensaría que la salida fácil era plegarse a la continuidad y mitología de las historias de Hannibal Lecter contadas con Anthony Hopkins, buscando imitar lo que ya se mostró (como pasó en la desastroza película Hannibal Rising , de pésima factura). Sin embargo, NBC pensó diferente.

Su primer gran acierto fue poner la historia en manos de un guionista como Bryan Fuller, quien ya la había pegado para ese cadena con Héroes . Y dado que el cine se había apegado religiosamente a las novelas de Thomas Harris, Fuller tomó otro curso, usando a los textos apenas como insumos para desarrollar tramas nuevas, más allá de los libros.

Otro batazo fue el elenco, y muy especialmente la selección del actor para encarnar al carismático Lecter. El favorecido fue el sueco Mads Mikkelsen, un tipo de gustos refinados y presencia inquietante que había saltado a la fama como el villano de Casino Royal . Mikkelsen es Lecter, siempre lo fue y al verlo uno siente la presencia del psiquiatra psicópata, sin por un momento echar de menos a Hopkins. Y para terminar de redondear, su contrapeso lo tiene en otro actor enorme como el inglés Hugh Dancy, encargado de dar vida a Will Graham, el agente especial del FBI que entabla amistad con el doctor para luego darle cacería. La relación entre ambos personajes es el alma de la serie.

PUBLICIDAD

Entre Hannibal los miércoles, y The Following los jueves, finalmente después de mucho tiempo volví a tener citas regulares con mi televisor. Y sí, en lo personal me alegra saber que hoy el brillante doctor Lecter goza de buena salud... y excelente apetito.

  • Comparta este artículo
Archivo

Cadáver exquisito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Víctor Fernández G.

vfernandez@nacion.com

Jefe de información de Entretenimiento

Es el jefe de la mesa de Entretenimiento en la redacción integrada de Grupo Nación, donde tiene a su cargo la coordinación de la revista diaria Viva, los productos semanales Áncora, Teleguía y Revista Dominical.

Ver comentarios
Regresar a la nota