Archivo

Alberto II de Bélgica dice adiós hoy

Bruselas se engalana para dar bienvenida al nuevo rey Felipe

Actualizado el 21 de julio de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Bruselas se engalana para dar bienvenida al nuevo rey Felipe

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Monarquía en pleno.Los reyes Paola y Alberto II dejarán el trono belga, y como relevo inmediato vendrá su hijo Felipe y la princesa Matilde. EFE

Bruselas. EFE En medio de fuertes medidas de seguridad y un festival de banderas, flores y adornos, Bélgica está lista para despedir hoy al rey Alberto II y, consecuentemente, dar la bienvenida al sucesor, su primogénito Felipe.

Numerosos balcones y ventanas de Bruselas –capital belga–, amanecieron ayer adornados con banderas tricolor (negro, amarillo y rojo) como muestra de apoyo ciudadano a la monarquía y a la unidad de la nación.

La abdicación del monarca y la también coronación de su hijo, coincide además con el tributo a los veinte años de reinado de Alberto II y la celebración del día de la fiesta nacional, en Bélgica.

De forma espontánea, los comercios de la ciudad se suman al homenaje y ofrecen sus productos con envoltorios que hacen alusión a la investidura del nuevo rey o muestran los colores nacionales.

Pero no solo la capital participa del ambiente festivo ante el relevo en el trono. En Namur, en el sur del país, el joven restaurador Benjamin Philippe creó papas fritas tricolores, mientras que en la vecina localidad de Dinant se instaló una bandera gigante de 144 metros en el viaducto.

Por su parte, el diseñador belga Jean Pierre Lutgen, también está comercializando relojes con los colores patrios.

Las previsiones auguran un fuerte respaldo popular en las celebraciones de hoy, no solo por su significado histórico, sino también porque se espera un buen clima.

El servicio de meteorología anuncia temperaturas cercanas a los 30.° grados que, combinadas con el alto índice de humedad, crearán un ambiente “tropical”.

Eso sí, todo lo anterior, esperando que el nacimiento del primogénito de los duques de Cambridge –Catalina y Guillermo–, no empañe la pomposa celebración de la realeza belga.

El punto neurálgico de las celebraciones que se efectuarán durante el día de hoy, será en las inmediaciones del palacio real, el parlamento federal y la catedral de San Miguel y Santa Gúdula, lugares ubicados en pleno centro de la ciudad y a pocos metros de la conocida Grand Place.

  • Comparta este artículo
Archivo

Bruselas se engalana para dar bienvenida al nuevo rey Felipe

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota