Archivo

¡Bienvenido, presidente Obama!

Actualizado el 29 de abril de 2013 a las 12:00 am

Archivo

¡Bienvenido, presidente Obama!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bienvenido a Costa Rica, presidente Barack Obama. Hay una grata y simbólica coincidencia histórica en que usted visite nuestro país 50 años después de la llegada de aquel mítico Kennedy. Bienvenido a la cumbre de presidentes del SICA. Lo recibe un país que le admira su ejemplar carrera política. No en vano el hermano pueblo norteamericano, con sapiencia, lo prodigó con un segundo mandato consecutivo.

Bienvenido, presidente Obama, a refrescar esas relaciones con la región y el hemisferio. Son tiempos de cambio, ebullición y expectativa. El chavismo autoritario, totalitario, huérfano, acaba de perder en las urnas, tras 14 años de intolerancia, su primer combate. Ese chavismo arrogante, delirante, que llenó de odio y partió a los hermanos venezolanos –su “llaga histórica”, como dice Enrique Krauze– y que envenenó las relaciones hemisféricas, anda hoy a la deriva.

Presidente Obama, ojalá este encuentro con los presidentes de la región sirva de bocanada refrescante para reencauzar las relaciones entre EE. UU. y Latinoamérica. Sirva para que la política exterior de su país renueve la debida importancia y atención a una región profundamente transformada en las últimas décadas. Esta Latinoamérica del poderoso Brasil que, destinado a afianzarse como una de las mayores potencias mundiales, es punto de equilibrio y balance. Del México que se resiste a sepultarse en el panteón de los carteles y que intenta, de la mano de Peña Nieto, cambios estructurales. De Chile, el primer país en desarrollo de la región, todo un modelo a seguir. De esa Venezuela, en el despeñadero postchavista, digna de particular atención y precaución. De la Argentina, extraviada en el laberinto del populismo neoperonista. Y de Cuba, donde están todas las cartas sobre la mesa.

¿Hasta dónde llegará en su “apertura” el castrismo agonizante? ¿Tiene alguna cuerda Miguel Díaz-Canel, el dócil, a quien maquillan como relevo “natural” en la transición? Usted ha dicho que esos son gestos insuficientes para normalizar la relación con el anquilosado régimen caribeño

¡Bienvenido, presidente Obama! Lo recibe, con los brazos abiertos, un país amante de la democracia, amante de la paz; admirador de la democracia estadounidense y leal, a toda prueba, en la relación común.

PUBLICIDAD

Un país que hace 65 años declaró la abolición del Ejército como señal inequívoca de ruta cívica en su destino y que ha sabido sortear las aguas más turbulentas, como las de ese nefasto populismo que hoy revuelca las instituciones democráticas en su entorno. Que su visita, querido presidente Obama, sirva para fortalecer los lazos e intereses comunes y naturales entre nuestras naciones.

  • Comparta este artículo
Archivo

¡Bienvenido, presidente Obama!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota