Archivo

Aniversario

¡ Bien vividos !

Actualizado el 13 de abril de 2012 a las 12:00 am

Hace un cuarto de siglo, la revista Viva vino al mundo como una publicación especial del diario La Nación

Archivo

¡ Bien vividos !

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El lunes 18 de mayo, de 1987, en la página 2 de La Nación, un breve editorial anunciaba a los lectores que aquella edición quedaría marcada en la historia.

“Nuestra Sección B, que hasta ahora ha tenido ese nombre, adopta hoy el de Viva. Pero la transformación va mucho más lejos: con el nuevo nombre se convierte en una revista diaria, en la que concentraremos todos los temas anteriormente incluidos en la sección, más otros nuevos”, aseguraba el texto.

Los espectáculos, informaciones y anuncios, que antes aparecían en las últimas páginas de la Sección A, pasarían a la nueva revista, que ese día también estrenaría columnistas, una variada temática y un diseño “más moderno y atractivo”. “Recuerde que es una sección para separar de las demás del diario y disfrutarla individualmente”, aconsejaba el artículo.

Esa fue, hace un cuarto de siglo, el acta de nacimiento de la revista que hoy tiene ante sus ojos. No es la misma de aquellos tiempos. Ha cambiado su rostro y su cuerpo, hasta convertirse en una moderna joven del siglo XXI.

Breve gestación. “A inicios de 1987, el director Eduardo Ulibarri, me informó de que estaban pensando en convertir la Sección B del diario en una revista de variedades. Le dije: ‘Está bien’. No me asusté, ni me pareció que fuera tan complicado, lo vi como algo muy natural y mi equipo lo vio de la misma forma”, recuerda la periodista Eugenia Sancho.

A cargo de aquella recién nacida estuvo el Departamento de Vida Moderna, dirigido por Sancho e integrado por los periodistas William Mora, Thaís Aguilar, Patricia Navarro, Luis Fernando Mata, Rocío Fernández, Juan Fernando Cordero e Ignacio Santos.

“Éramos el equipo de noticias inactuales, hacíamos la Sección B y suplementos como Compras, Áncora, Fin de semana y Enfoque. Todos éramos muy jóvenes, teníamos un promedio de edad de 24 años”, añade la entonces editora en jefe.

La Sección B tenía contenidos fijos, como el Día Histórico, noticias de cultura y un reportaje diario. La nueva revista las adoptó y les sumó la página de entretenimiento, la cartelera de cine, la programación de TV y nuevas secciones que pronto se convirtieron en parte esencial de Viva.

PUBLICIDAD

“Incluimos Ciencia y Tecnología, Variedades y Vida Rosa. Un mes después de aquella reunión con Eduardo, ya estaba circulando la revista”, añade Sancho.

Los primeros meses fueron de una intensa labor, jornadas de más de 12 horas, trabajando al mismo tiempo en los suplementos diarios y la nueva revista, pero aquella hija aprendió pronto a caminar por su propia cuenta y se hizo un lugar en el corazón de los lectores.

“En Viva la gente tenía un lugar importante, siempre había un personaje en nuestras páginas, ya fuera el Premio Nacional de Cultura o el señor que vendía copos en la esquina, siempre había una historia qué contar”, resalta Sancho.

Crecer. En agosto de 1999, Viva experimentó uno de sus primeros cambios. Como adolescente que era, llegó el momento de remozarse y crecer. Sin variar mucho su enfoque de revista diaria familiar, cambió su rostro por uno más joven, sano y ecológico.

Viva trata de los jóvenes y sus expectativas, de sexualidad, de aquello que ocurre en el ámbito cultural, de las tendencias que va marcando la sociedad, así como del mundo del espectáculo y la moda. Se ocupa de la mujer moderna, de cómo asumir la vida madura con vitalidad y optimismo”, escribió la editora Gina Polini el día que circuló la revista renovada.

Un nuevo logo, nuevas secciones y fotografías más grandes fueron parte del menú que ofrecía. Pero no solo eso, temas sobre tecnología, ciencia, educación, psicología, autoayuda, gastronomía, salud, cultura y economía familiar, eran abarcados por el equipo de periodistas y columnistas que integraban la publicación.

“Logramos implementar un sistema modular, en el que nos convertimos en una minirredacción; éramos un equipo de 23 personas que funcionó muy bien, diseñadores, fotógrafos y periodistas nos reuníamos para definir los temas de manera conjunta. Fue una experiencia muy rica”, afirma quien fuera editora durante 10 años.

Como principal encargada de la revista, Polini vivió dos nuevas etapas de transición. La primera fue en enero del 2002, cuando Viva le mostró al mundo su belleza de quinceañera. Enmarcada en el proceso de rediseño del diario, la revista incorporó nuevas secciones y volvió a cambiar su apariencia por un diseño fresco y juvenil, sin dejar de lado la gran variedad temática de sus columnas y reportajes.

PUBLICIDAD

“Ha sido una revista muy amplia, tenía secciones enfocadas en los jóvenes, temas muy familiares y esas noticias positivas que hacen tanta falta en los medios de comunicación”, resaltó Polini.

La segunda transición fue en el 2005, cuando dentro de un nuevo rediseño del diario, Viva pasó a ser una revista de entretenimiento. Desde entonces, las noticias sobre el cine, la música, la danza, el teatro, los espectáculos, la televisión y la farándula han ocupado la primera fila en la información diaria.

Sin embargo, los principales cambios que experimentado Viva en los últimos años, obedecen más bien a lo que ocurre en Internet.

“Antes pensábamos en un cierre de edición diario, por ahí de las 6 p. m., y a veces escribíamos los reportajes con varios días de anticipación. Ahora, los periodistas entendemos que las noticias se generan –y se publican– tan pronto se tiene lista la información, los cierres de edición se han multiplicado”, afirma Vanessa Bravo, editora de Viva del 2005 al 2007.

Noticias de última hora, videos, audios, galerías de fotos y especiales multimedia comparten ahora con la edición impresa. Es el siglo XXI, y como joven moderna que es, Viva está también en las redes sociales, informando minuto a minuto, mostrando toda la experiencia de estos 25 años bien vividos.

  • Comparta este artículo
Archivo

¡ Bien vividos !

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota