Archivo

Presentación del Ballet de Praga

Ballet de Praga: Pasión y talento deslumbró al Teatro Nacional

Actualizado el 24 de mayo de 2013 a las 12:00 am

El público quedó extasiado con el trabajo de los bailarines, el miércoles en el Teatro Nacional

Archivo

Ballet de Praga: Pasión y talento deslumbró al Teatro Nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si algo dejó demostrado el Ballet de Praga, la noche del miércoles, es que sabe cómo conquistar a un público que, no solo tiene ganas de ver un excelente espectáculo, sino que también desea conectarse con todos y cada uno de los bailarines en el escenario.

El grupo, conformado por cinco mujeres y seis hombres, robó más de un suspiro en el Teatro Nacional por su pasión y talento al bailar.

Es más, la conexión entre los espectadores y el grupo se mantuvo de principio a fin. Nadie hacía comentarios; todos estaban totalmente atrapados por las maravillosas coreografías que interpretaron.

Desde las 6 p. m. hasta las 8 p. m. (la primera de dos funciones de ese miércoles), el equipo se lució. Sin duda alguna, el clímax fue cuando Marta Drastíková y Jiri Kodym bailaron Petite mort ; y Nikola Márová y Michal Stipa, El cascanueces .

En 15 minutos, Drastíková y Kodym deslumbraron al público con la precisión y técnica. “¡Eso, bravo, excelente! ¡Qué bárbaros!”, gritó una señora que vestía un traje negro muy elegante.

Al terminar esa presentación, llegó uno de los momentos más esperados: Márová y Stipa, quienes lucían un vestuario celeste con blanco, estaban en el escenario . Ellos encantaron con su baile lleno de belleza y fueron recompensados con un aplauso que hizo vibrar al Nacional.

Las sonrisas de oreja a oreja del público dejaron más que claro que el pasado martes –día en el que pospusieron la función debido a atrasos en los vuelos en que viajaba el Ballet de Praga– quedó en el olvido.

Desde el inicio. Fue a las 6 p. m. que Andrea Kramesová y Adam Zvonar aparecieron en medio del escenario para bailar Las llamas de Paris . Su interpretación, que fue el preludio de una gran noche, dejó a todos los espectadores sin palabras.

Después, llegó El corsario ; los espectadores –entre los cuales había desde niños hasta ancianos– estaban extasiados. Y así fue, el espectáculo, conformado por fragmentos de El lago de los cisnes , Espartaco , La bella durmiente y El carnaval de Venecia , cumplió con todas las expectativas de los asistentes.

Al final, el grupo hizo un pequeño show de 15 minutos, el cual emocionó tanto a los espectadores, que los puso en una ovación de pie, por primera vez en la noche. En el aire, los bailarines dibujaban un ‘adiós’ y de esa forma, el telón cayó.

  • Comparta este artículo
Archivo

Ballet de Praga: Pasión y talento deslumbró al Teatro Nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota