Archivo

BIO Michael C. Hall: El psicópata al que miles aman

Actualizado el 21 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

BIO Michael C. Hall: El psicópata al que miles aman

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A estas alturas, es imposible desligar a Michael C. Hall de Dexter, el asesino en serie que, desde el 2006, marcó una monumental diferencia en lo que a tramas criminales se refiere.

A punto de estrenar su sétima temporada –este domingo 21 en el canal FX, a las 11 p.m.–, Dexter se ha ganado el aplauso casi unánime de la crítica desde su primer capítulo y ni siquiera aquellos que sienten un bajón en la brillantez de los guiones se atreven a darse por vencidos y están expectantes ante lo que vendrá.

Conviene repasar los antecedentes del psicópata más admirado de la televisión actual por aquello de los no iniciados.

Todo empieza cuando Dexter y su hermano Brian eran niños pequeños y presenciaron el terrible asesinato de su madre Laura a manos de unos narcotraficantes que querían vengarse del policía Harry Morgan –esposo de Laura–, quien estaba arruinándoles el negocio.

Los niños estuvieron atrapados durante cuatro días en un contenedor lleno de sangre; cuando finalmente son hallados, el padrastro decide adoptar a Dexter. Pero a los 12 años, el avezado policía descubre rasgos sociopáticos en su hijo, pues este mata un perro sin ningún reparo y pronto demuestra su obsesión por la sangre. Entonces Morgan, impotente y seguro de que no habrá fuerza capaz de virar la naturaleza de su hijastro, potencia su “don” de asesino pero solo para que lo use bajo el “Código Harry”: Dexter será un hombre de bien durante el día, y saciará su sed de matar por la noche, eso sí, solo a quienes realmente lo merecen: despiadados asesinos.

Ya de adulto, Dexter se convierte en un experto forense en casos de sangre de la Policía de Miami. Ahí estará en su charco, pues tiene acceso a información de primera mano sobre investigaciones de los más sanguinarios criminales, a quienes buscará metódicamente durante las noches para aplicarles su particular reprimenda, que suele ser una muerte horrible.

Su hermana adoptiva Debra Morgan (Jennifer Carpenter), quien trabaja con él en el departamento forense, será su protegida y su protectora, aunque ella no tiene la menor idea del tenebroso secreto que a duras penas esconde el “Oscuro Pasajero”, como se le conoce a Dexter.

PUBLICIDAD

Ya desde la primera temporada, la crítica se inmolaba por el particular asesino en serie, cuya trama está basada en la novela Darkly dreaming Dexter de Jeff Lindsay, así como otros escritos suyos y de su amigo Stephen R. Pastore.

Por ejemplo, tras la primera temporada el prestigioso bloguero español experto en cine, Hernán Casciari, sentenciaba: “ Dexter fue lo mejor del año debido a que la historia de los asesinos en serie jamás había sido encarada desde esta óptica, porque tiene un cuidadísimo tratamiento cinematográfico, porque te atrapa como si tuvieras pegamento entre el culo y el sofá, y –sobre todo– porque Michael C. Hall se está convirtiendo en uno de los mejores actores dramáticos de su generación”.

No se equivocó. En estos seis años Michael C. Hall ha sido candidato al Emmy en cinco ocasiones y ganador de un Globo de Oro en 2010. Eso sin contar la legión de miles de fans con que cuenta alrededor del mundo.

Actor monumental

Con 41 años, Michael C. Hall tiene una maestría en actuación de la Universidad de Nueva York. Dio sus primeros pasos en Broadway, donde pronto comenzó a descollar y tuvo gran éxito en 1999 cuando participó en Cabaret, donde exhibió su magnífica voz.

Su gran salto a la pantalla chica lo dio en el 2001, nada más y nada menos que con su brillante papel del hermano gay en la laureada miniserie Six Feet Under . Sus dotes actorales se agigantan si se contraponen los personajes, pues del refinado David que conocimos en SFU , en Dexter no queda nada: aquí sobresale su look desaliñado, sus facciones endurecidas, su autoritaria voz y su mirada inexorable.

En una entrevista publicada en enero pasado en el diario El País de España, se afirma que el secreto del éxito de la serie ha sido su capacidad de sorprender y cruzar todas las barreras éticas imaginables. “Dexter es un asesino sin disculpa, un psicópata que solo mata psicópatas, es cierto, pero no hace una excusa de ello. Y cuanto más transgrede los valores morales de nuestra sociedad, más humano se siente”, dice la autora, Rocío Ayuso.

En su diálogo con el actor, se infiere que este es de carácter bastante sencillo y tiene la risa a flor de piel.

PUBLICIDAD

--¿Y qué dice Michael sobre Dexter?

--“Desde que leí el piloto vi lo que representaba Dexter, todo lo que podíamos ocultar tras un rostro inocente como el mío. Porque a todos nos gustaría matar a alguien en un momento dado (risas). Sobre la mejor manera de matar... dejemos claro que yo interpreto esos asesinatos. Como actor disfruto de esos momentos pero ahí se acaba todo. (...) No sé cómo va terminar y si lo supiera, no lo diría. De todos modos, es difícil imaginar un final feliz para un personaje como Dexter”.

--¿Y cómo define Michael a Michael?

“Como una persona fundamentalmente aburrida que nunca ha matado una mosca. Me gusta ir al cine, a conciertos de rock, ver la televisión pero no mientras estoy trabajando en la serie y darme largos paseos por la playa. Alguien que disfruta de una buena mesa pero que lo más sangriento que ha hecho en su vida es limpiar un pescado”.

  • Comparta este artículo
Archivo

BIO Michael C. Hall: El psicópata al que miles aman

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota