Archivo

Avanzamos en la rutade la seguridad humana

Actualizado el 02 de mayo de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Avanzamos en la rutade la seguridad humana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Resumen del discurso presidencial del 1.° de mayo

Al cumplirse el segundo año de mi mandato, rindo cuentas de mi gestión y planteo iniciativas para la buena marcha del Gobierno y el bienestar de los costarricenses, con base en la visión que nos inspira: la de hacer de Costa Rica un hogar más seguro, próspero y digno para todos. Este ha sido el norte que ha marcado nuestra ruta: la seguridad humana.

Seguridad económica y competitividad. En el primer año, creamos las condiciones para restablecer el crecimiento económico y compensar los efectos de la crisis que sufría la economía. Hoy, pese a un escenario internacional aún adverso, hemos retomado un crecimiento sostenido. Una agenda proactiva en comercio e inversión, una robusta plataforma para mejorar la competitividad, adecuados programas de capacitación y un manejo responsable de la política económica, han generado confianza y múltiples oportunidades para nuestra gente.

El año pasado la economía creció más del 4%. Ese dinamismo creó casi 90.000 nuevos puestos de trabajo. Además, logramos reducir la inflación, llevándola al nivel más bajo de los últimos 40 años. En esa recuperación, fue particularmente importante el dinamismo de la inversión y de las exportaciones de bienes y servicios. En el 2011 rompimos el récord histórico de ventas al exterior y se lograron excelentes resultados en la atracción de inversión extranjera directa pues esta creció en más del 40% con respecto al año anterior.

El turismo también contribuyó al crecimiento de la economía. Costa Rica mantiene un fuerte liderazgo internacional como destino turístico caracterizado por la calidad, la responsabilidad social y el compromiso con la sostenibilidad ambiental. El pasado año acogimos a más de 2 millones de turistas, un incremento de casi 5% con respecto al año anterior.

Deseo poner de relieve que hoy somos el país latinoamericano con mayor participación de bienes de alta tecnología en sus exportaciones de manufactura y el cuarto a nivel mundial. Para potenciar esta tendencia, impulsamos el Acuerdo Social Digital, cuyo objetivo es promover la acelerada incorporación de las tecnologías de la información a nuestra sociedad y cerrar la brecha digital. Este año, distribuiremos 19.000 computadoras personales para estudiantes y profesores y ya hemos logrado que el 88% de las escuelas y colegios cuenten con algún nivel de conectividad.

PUBLICIDAD

La educación sigue estando en el centro de nuestras políticas sociales y de desarrollo. Pese a las dificultades fiscales, su presupuesto alcanzó el 7% PIB. En el plano de los contenidos impulsamos una profunda reforma, haciéndolos más pertinentes y mejorando su calidad.

Para seguir creciendo, decidimos recuperar el rezago en infraestructura. El ajuste fiscal no se hará a costa de esta importante inversión. La cartera en infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria es la más alta de la historia y alcanza un monto de $6.400 millones. La segunda parte de mi Gobierno estará caracterizada por la construcción de obra pública.

Seguridad social y bienestar. La expansión de la economía no garantiza por sí misma empleo a todos los sectores de la población. Por eso, lanzamos programas que promueven la inserción laboral de los jóvenes en condición de vulnerabilidad y que brindan formación a mujeres jefas de hogar.

Hemos impulsado una política salarial en el sector privado para hacer cumplir el pago del salario mínimo y que varía la tradicional fórmula de incrementos salariales por costo de vida, incorporando también el crecimiento de la producción. Este cambio permitirá enfrentar el problema de la desigualdad.

La Red Nacional de Cuido se viene expandiendo por todo el país y, al día de hoy, 25.000 niñas y niños están recibiendo atención integral, mientras que desde finales del 2011 superamos la meta de cobertura propuesta para los cuatro años en lo que respecta al adulto mayor.

Como parte de la seguridad social, estamos restableciendo el acceso a la vivienda por parte de la clase media, sin descuidar los programas de los sectores más vulnerables de la población. Así, se crearon nuevos instrumentos como el bono diferido, el bono para la construcción de una segunda planta, y el programa de vivienda para pensionados con la participación del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte.

Mención especial merece la situación de la Caja Costarricense de Seguro Social, la cual enfrenta una crisis financiera que se hizo evidente en mi mandato, pero que se incubó en administraciones anteriores. El Gobierno está saldando las deudas financieras del pasado: ya hemos cancelado más de ¢200.000 millones de colones, y este año tenemos presupuestadas transferen-cias por ¢480.000 millones. Asimismo, la institución ha dado prioridad al combate de la morosidad, la racionalización del gasto, y el mejoramiento de la productividad y la calidad en la atención.

PUBLICIDAD

Seguridad ciudadana y convivencia social. Con satisfacción empezamos a observar tendencias positivas, aunque no nos damos aún por satisfechos: los delitos de mayor alarma social se han empezado a contener desde el 2010 y las tasas de la mayoría de ellos han disminuido considerablemente. Esta tendencia se corrobora en el 2011, sobre todo en el caso de los homicidios. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares del 2010, después de un incremento regular de hogares victimizados desde el 1992, su proporción finalmente bajó. El porcentaje de hogares en donde alguno de los miembros fue víctima de un delito pasó del 28% en el año 2008, al 20% en el 2010.

Hoy contamos con casi 14.000 policías. A esos policías les hemos brindado más y mejor entrenamiento y dotado de mejor equipo. Los factores más importantes para el éxito alcanzado han sido el uso inteligente de la información y la incorporación de tecnologías digitales al trabajo policial. Las condenas en los tribunales de flagrancia alcanzan un 60%, y la población penitenciaria se ha incrementado en un 65% en estos dos primeros años.

Seguridad ambiental y desarrollo sostenible. Hemos reiterado el compromiso de convertirnos en una de las primeras naciones carbono-neutrales del planeta, para lo cual desarrollamos instrumentos que orienten la estrategia: un "Sistema de Gestión para alcanzar la C-Neutralidad”, que dispone de mecanismos de verificación y acreditación para medir nuestros progresos; y el programa “Limpia tu huella”, que orienta al ciudadano en la ejecución de acciones sencillas que contribuyan a convertirnos en una nación eceficiente y ecocompetitiva.

El impulso de las energías renovables es también fundamental en este esfuezo. Hemos mejorado la capacidad instalada de nuestro sector eléctrico y reafirmado la necesidad de la participación del sector privado en la cogeneración de energías limpias. Estamos a punto de autorizar nuevos procesos que permitirán desarrollar proyectos eólicos e hídricos por 200 MW adicionales. En este período legislativo retomaremos la discusión sobre la reforma del sector eléctrico para potenciar toda nuestra capacidad de generación y enfrentar los retos del futuro.

Deseamos dejar nuestra principal huella en la agenda ambiental en la protección de nuestros mares. Costa Rica es un país grande en extensión. Aunque su territorio mide tan solo 51.100 km², la extensión de sus mares es de 589.000 km². Sin embargo, mientras hemos protegido más del 25% de nuestro territorio, protegemos menos de un 3% de nuestras aguas jurisdiccionales. Por ello, extendimos los esquemas de manejo especial alrededor de la Isla del Coco, con lo cual el área marina bajo protección pasó de poco más de 5.000 km² a 15.000 km² .

El preocupante estado de nuestra institucionalidad democrática. En la consecución de muchos de los logros, hemos contado con la participación de diversos actores políticos y sociales, a quienes hemos reconocido su actitud patriótica y constructiva. Pero existen aún importantes retos a enfrentar, muchos postergados por años, que demandan un esfuerzo colectivo.

En medio de los avances, los costarricenses muestran escepticismo o se sienten frustrados con el estado de la nación; en particular, con el funcionamiento de nuestra democracia.

Admitámoslo con sinceridad: el Estado no está respondiendo con eficiencia y oportunidad a las expectativas y demandas ciudadanas. Ante esto, la ciudadanía opta por alejarse de nuestros llamados; se aparta de la vida pública y hasta llega a dudar de la democracia y de las intenciones de sus representantes. A los problemas de diseño institucional se unen factores que los agravan, como el fraccionamiento y calidad de nuestra representación política. Estamos atrapados en una dinámica que nos aleja de las soluciones y nos conduce a una pérdida de legitimidad de nuestras instituciones y a un deterioro de nuestra seguridad jurídica.

Por esto, al rendir cuentas, también deseo invitarlos a una profunda reflexión sobre el estado de nuestra institucionalidad democrática. Hagamos un alto en el camino. Detengamos esta guerra de recriminaciones y obstrucción y, a modo de tregua, abramos las compuertas al debate responsable y, sobre todo, a la búsqueda de soluciones.

He afirmado que los políticos y gobernantes tenemos altas cuotas de responsabilidad y que debemos estar dispuestos a asumirlas. Pero también hay otros actores importantes a quienes les alcanza la responsabilidad por el futuro de nuestra nación.

Me refiero a los líderes académicos, gremiales, empresariales, profesionales y comunales, y a quienes inciden diariamente en definir y orientar la discusión pública.

Les pido que sean generosos con la Costa Rica que todos compartimos y que, gracias a todos, puede ser cada vez mejor. Se lo pido por nuestra democracia, porque la democracia sin responsabilidad ahoga la libertad.

Para resolver muchos de los problemas necesitamos mayor concertación y responsabilidad de políticos y gobernantes, y mayor diálogo y entendimiento con los distintos sectores. Confío en que actuaremos con la responsabilidad y el compromiso que esta hora demanda y que el pueblo de Costa Rica espera.

  • Comparta este artículo
Archivo

Avanzamos en la rutade la seguridad humana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota