Archivo

Autoridad moral

Actualizado el 19 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Apelar a la “autoridad moral” para valorar obras es arma de doble filo

Archivo

Autoridad moral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Autoridad moral - 1
ampliar
Autoridad moral - 1

El escritor Fernando Contreras Castro, en una carta pública dirigida al Grupo Nación y difundida por Culturacr.net, ha rechazado el Premio Áncora, correspondiente al período 2011-2012, conferido a su libro de cuentos Fragmentos de la tierra prometida.

De acuerdo con Contreras, él no participó “voluntariamente en dicho certamen, puesto que considero que La Nación S. A. carece de autoridad moral para juzgar la calidad de la producción artística nacional”. Además, Contreras fundamentó el rechazo del premio en su “irreconciliable divergencia política e ideológica con la línea editorial de ese diario”.

Dos aspectos.

Sin duda, Contreras tiene todo el derecho de rechazar el premio por las razones políticas e ideológicas que él detalla en su carta pública; pero hay dos aspectos de su argumentación que merecen ser considerados con especial cuidado.

El primero consiste en que, una vez que un producto intelectual es dado a conocer públicamente, quien lo creó pierde control sobre los usos y significados dados a su obra. Desde este punto de vista, el cuestionamiento de Contreras de que su libro fue considerado para los premios indicados sin su consentimiento carece completamente de sentido.

El Grupo Nación no tiene por qué solicitar el permiso, en este caso de los escritores, para publicar comentarios sobre sus obras en las páginas de los medios de comunicación que posee ni para incorporar esos libros en los certámenes que organiza.

El segundo aspecto es que Contreras establece la “autoridad moral” como un requisito indispensable para poder evaluar la calidad de la producción artística costarricense, con lo que, de hecho, convierte los juicios de valor en fundamento para el análisis de esa producción. Así, con tal de descalificar moralmente al Grupo Nación, Contreras apela a una mediación moral como factor decisivo “para juzgar la calidad”, en detrimento de criterios analíticos.

Arma de doble filo.

Recurrir a una mediación moral en los términos en que Contreras lo hace, siempre es un arma de doble filo. Al justificar su rechazo del premio, él señala que el Grupo Nación respalda las políticas neoliberales y descalifica sistemáticamente las luchas a favor de las instituciones públicas y de la soberanía nacional.

PUBLICIDAD

Puesto que el Poder Ejecutivo de Costa Rica ha sido el impulsor fundamental de esas políticas neoliberales y el principal descalificador y represor de las movilizaciones ciudadanas, ¿con qué “autoridad moral” puede “juzgar la calidad de la producción artística nacional” para premiarla todos los años y, por si esto fuera poco, para recomendar que parte de esa producción se utilice en el sistema educativo? ¿Por qué el Poder Ejecutivo sí tendría “autoridad moral” y el Grupo Nación no?

Al igual que Contreras, el compositor Alejandro Cardona ha rechazado el Premio Viva en la categoría de música académica. Ahora bien, si en el comunicado que hizo público Cardona adujo razones exclusivamente ideológicas para justificar su decisión, en una entrevista publicada por Culturacr.net, manifestó que, aunque el tema no le interesaba, “...puede que haya personas, como los miembros del jurado de este premio o de los premios nacionales o de cualquier otro premio, que podrían o no tener una autoridad moral para calificar mi obra o la de cualquiera”. De esta manera, aunque Cardona parece tomar distancia de la posición de Contreras, al final reintroduce la “autoridad moral” –ahora en relación con los jurados– como criterio para poder calificar su obra artística o la de cualquier otro.

Ciertos sectores de la izquierda costarricense – incluidos algunos colaboradores del suplemento Áncora – han encontrado en las decisiones tomadas por Contreras y Cardona un motivo para celebrar, sin advertir que esa es también una celebración de la “autoridad moral” como criterio para evaluar la calidad de la producción artística de Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Archivo

Autoridad moral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota