Archivo

Plataforma contempla información de 100 especies de árboles

Atlas desentraña riqueza genética de los bosques de América Latina

Actualizado el 15 de junio de 2013 a las 12:00 am

Mapas ayudarían a tomar decisiones sobre el manejo y la conservación

‘Mapforgen’ está disponible de manera gratuita en Internet

Archivo

Atlas desentraña riqueza genética de los bosques de América Latina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

No se puede conservar lo que no se conoce. Por esa razón, un grupo de investigadores se dio a la tarea de visibilizar la riqueza genética de los bosques latinoamericanos.

Para ello crearon mapas que detallan la distribución, diversidad y estado de conservación de 100 especies de árboles tropicales y subtropicales que son nativos de América Latina y el Caribe.

El proyecto se llama Mapforgen y consiste en un atlas forestal, elaborado gracias a la colaboración de investigadores e instituciones de la región, los cuales fueron liderados por las organizaciones Bioversity International , la red Latforgen y NIA España.

Este atlas fue presentado oficialmente en el marco del III Congreso Latinoamericano de la Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal ( IUFROLAT ), realizado esta semana en San José.

“El proyecto surge con la intención de conservar los recursos genéticos forestales de América Latina y el Caribe, pero está proyectado para otros continentes”, comentó Carolina Alcázar, de Bioversity International.

Riqueza genética. La diversidad biológica incluye la cantidad y variedad de organismos que conforman los ecosistemas. Las relaciones que ellos establecen entre sí son las que sustentan la vida misma en el planeta.

Gracias a esa biodiversidad, el ser humano disfruta de los servicios ambientales que brindan los bosques como la captura de carbono, la protección de acuíferos y la reducción de estrés térmico.

De ahí se desprende la necesidad de contar con un atlas para la conservación de los recursos genéticos forestales.

“La diversidad está relacionada con la riqueza de genes que tienen esos árboles; es decir, el mapa nos dice dónde tenemos las poblaciones más conservadas para hacer un uso de ese recurso y también manejarlo”, dijo Alcázar.

La selección de las 100 especies surgió de la priorización hecha por expertos de la red Latforgen y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que tomaron la importancia socioeconómica de la especie como criterio técnico.

Una vez escogidas, se utilizaron bases de datos –como la Global Biodiversity Information Facility ( GBIF )– para elaborar los mapas.

“Para cada una de esas 100 especies tenemos información que consideramos clave para elaborar estrategias de conservación: distribución de la especie, estado de conservación, amenazas y diversidad genética”, detalló Alcázar.

PUBLICIDAD

Esos mapas están en constante actualización. Según Alcázar, “la idea es que llegue ser tan interactivo que los mismos investigadores puedan subir sus datos”.

Para ello existen los proyectos pilotos. Así se establece una colaboración entre investigadores que ya estén trabajando en diversidad genética y Mapforgen, que les ayudaría con la visualización espacial de esa información.

Toma decisiones. El atlas forestal está disponible en Internet y cualquier persona puede consultarlo ( http://mapforgen.org ). Se pueden realizar búsquedas por especie, país y zona ecológica.

Esa información puede servir para guiar proyectos de conservación y restauración en los países, así como establecer nuevas áreas protegidas que resguarden estos recursos naturales.

Asimismo, los mapas funcionan como información base para la toma de decisiones de manejo y aprovechamiento sostenible.

  • Comparta este artículo
Archivo

Atlas desentraña riqueza genética de los bosques de América Latina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota