Archivo

Aquilino Serrano: ‘Sembrar naranja fue el peor de los negocios’

Actualizado el 18 de abril de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Aquilino Serrano: ‘Sembrar naranja fue el peor de los negocios’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Aquilino Serrano sembró yuca para sustituir la   naranja. | C. HERNÁNDEZ
ampliar
Aquilino Serrano sembró yuca para sustituir la naranja. | C. HERNÁNDEZ

Cuatro Esquinas y La Chachalaca (Los Chiles) Aquilino Serrano recuerda cómo hace cuatro años tuvo que abandonar la actividad naranjera, en sus 10 hectáreas, en Cuatro Esquinas, cantón de Los Chiles, fronterizo con Nicaragua.

Tal incursión se convirtió, según él mismo asegura, en el peor negocio, y hoy tiene su tierra sembrada con yuca.

Ya venía afrontando problemas con la caída de los precios cuando se comenzó a hablar de la inminente llegada al país de la letal bacteria de los cítricos, conocida como dragón amarillo.

Al inicio, dijo el productor de 78 años, le pagaban cada fruta a ¢12. Luego le bajaron el precio a ¢8 por unidad y al final le ofrecían apenas ¢4 por cada fruta.

Ante la amenaza del dragón amarillo, los técnicos le dijeron que debía invertir ¢4 millones en dos años para prevención. Esto lo hizo abandonar la actividad.

En el poblado de Hernández de Los Chiles, Alonso Solano Chamorro aseguró que sembrar naranja “fue el peor negocio de mi vida”.

Este productor sembró 18 hectáreas. Explicó que de una deuda inicial por ¢16 millones terminó pagando ¢36 millones en la organización Proagroin. Al final, aseguró, prácticamente “regaló” su propiedad para poder pagar. “Hoy solo me quedan la casa y dos vacas”, dijo Solano, quien ahora se dedica a actividades comerciales.

El alcalde de Los Chiles y exproductor de naranja, David Oporta, dijo que a partir del 2006 y con los bajos precios la actividad comenzó a perder interés en la zona.

  • Comparta este artículo
Archivo

Aquilino Serrano: ‘Sembrar naranja fue el peor de los negocios’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota