Archivo

Andre Braugher: primero actor antes que estrella

Actualizado el 02 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Andre Braugher: primero actor antes que estrella

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Usted lo conoce: ha visto su cara cientos de veces. Eso sí, acordarse de su nombre es otra historia.Se llama Andre Braugher y ahí donde lo ve es un coleccionista de premios desde que se estrenó como actor a finales de la década de los 80. Su caso es similar al de otro montón de intérpretes que uno se acostumbra a ver en decenas de películas y series de televisión pero que carecen –quizá por propia voluntad– del ingrediente espectacular que requieren las estrellas.

Braugher es un actor cumplidor, dramático de pura cepa. Siempre se ha cotizado bien en Hollywood como un sobresaliente hombre de reparto, por lo general en función de un protagonista a quien ayuda a lucirse.

Sin embargo, el actor –que cumplió 50 años el 1° de julio– tiene ahora la oportunidad de lucirse, de ser el estelar. Esto lo hace en Last Resort , serie de la cadena ABC que se transmite en Latinoamerica por el canal AXN y en la que interpreta al atribulado capitán Marcus Chaplin, líder de un submarino nuclear estadounidense que se declara en rebeldía al negarse a seguir órdenes de disparar sus misiles atómicos contra Paquistán.

Entre dos tierras

Para ser un actor “desconocido”, Andre Braugher siempre se las ha ingeniado para tener trabajo bien pagado, tanto en la pantalla grande como en la chica. Su estreno ante las cámaras no pudo ser mejor. Formó parte del reparto del galardonado drama Gloria , que contó la historia del batallón de infantería 54, el primero en la historia de Estados Unidos conformado exclusivamente por soldados negros y que peleó en la Guerra Civil de ese país.

Cuando el filme se estrenó, Braugher estaba recién graduado de la prestigiosa escuela Julliard, donde fue reconocido como el más sobresaliente estudiante de teatro, en 1988. Gloria fue un éxito de crítica y taquilla y sirvió también como trampolín para dos actores negros no muy conocidos que en adelante dominarían a placer las boleterías: los señores Morgan Freeman y Denzel Washington.

Tras aquel prometedor debut, Braugher dio el salto a la televisión al ser contratado para el drama policial Homicide: Life on the Streets , de la cadena NBC. Ahí, su caracterización del detective Frank Pembleton fue aplaudida temporada tras temporada, al punto de ser el preferido de la audiencia mientras la serie se mantuvo al aire, entre 1993 y 1999.

PUBLICIDAD

Homicide siempre fue muy reconocida por su acercamiento realista a la dura vida de una unidad de homicidios, en este caso de la policía de Baltimore. Precisamente, aquella crudeza siempre operó en su contra para alcanzar a una mayor audiencia, por lo que hoy se le considera una serie de culto de la que no mucha gente se acuerda.

Sin embargo, Braugher no puede quejarse de su estancia en el programa pues le deparó dos nominaciones al premio Emmy como mejor actor principal en una serie dramática en 1996 y 1998. Obtuvo la dorada estatuilla en el segundo año.

Desde entonces el actor ha sabido seguir vigente en los dos frentes, alternando papeles de reparto en series y películas. En el cine se le recuerda por su participación en filmes como City of Angels, Primal Fear, Frequency, Los 4 Fantásticos y Silver Surfer; Salt y el lamentable refrito de La aventura del Poseidón , en la que hizo por primera vez de capitán, no de un submarino sino de un crucero volteado por una ola gigante.

Sin embargo, el trabajo más memorable de Braugher en la última década se ha dado en la televisión, que parece sentarle mucho mejor, especialmente cuando de dramas se trata.

En una coincidencia que podría pasar por macabra, este hombre nacido en Chicago se cuenta entre los pocos actores que han participado en varias adaptaciones de obras del maestro de la literatura de terror, Stephen King. En el 2004 fue parte de la miniserie basada en la novela de vampiros Salem’s Lot y tres años después sería uno de los antagonistas en la versión televisiva de The Mist , en la que un grupo de pobladores de un pueblo montañés debe refugiarse en un supermercado tras la llegada de una inexplicable y mortal neblina.

Hombre de cierta edad

Si a estas alturas del texto sigue sin una idea clara de quién es Andre Braugher, entonces es porque usted no fue de quienes disfrutaron uno de sus trabajos más recientes: Men of a Certain Age .

Si bien la serie estrenada en el 2009 se mantuvo solo por dos temporadas, la crítica siempre estuvo de su lado. En ella, Ray Romano ( Everybody Loves Raymond ), Scott Bakula ( El Hombre Cuántico ) y Braugher interpretaron a tres entrañables amigos que atraviesan la crisis de mediana edad a medida que se acercan a los 50 años.

PUBLICIDAD

De nuevo, Braugher logró a alzarse con las palmas y obtuvo dos postulaciones al Emmy, esta vez en la categoría de actor dramático de reparto. En el 2006 se había hecho con otro de estos galardones, en esa ocasión por su desempeño en la miniserie Thief , de FX.

Conocido por su habilidad para interpretar hombres de personalidad fuerte y confrontativa, la NBC volvió a llamarlo para que se incorporara como refuerzo invitado en uno de los dramas más longevos y exitosos de la televisión estadounidense: La ley y el Orden: UVE .

Entre sus créditos recientes también destaca su paso por la extrañada House , en la que fue un psiquiatra que ayudó al infumable doctor House a luchar contra su adicción al vicodín.

El actor –de cuyo nombre uno debería acordarse más hoy– se luce en Last Resort . Desafortunadamente, los altos costos de producción –las grabaciones se hacen en Hawái– dieron al traste con el programa y la cadena ABC canceló su extensión, con lo que se convirtió en una miniserie de 13 episodios.

Sin embargo, para alguien que se las ha ingeniado para mantenerse ocupado a lo largo de dos décadas (sin ser estrella), una serie cancelada no es nada.

  • Comparta este artículo
Archivo

Andre Braugher: primero actor antes que estrella

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota