Archivo

Alto a la corrupción

Actualizado el 08 de mayo de 2012 a las 12:00 am

Hay que hacer un alto a la corrupción que día a día evidencia la ciudadanía

Archivo

Alto a la corrupción

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En el editorial del periódico La Nación del 27 de abril de 2012 leemos lo siguiente: “Las alianzas parlamentarias, como se vienen practicando en Costa Rica, degeneran en la simple repartición de puestos. No hay reparos éticos ni compromiso con un programa, mucho menos una visión compartida”.

Estas expresiones que me parecen muy acertadas, reflejan lo que me parece a mí el “maquiavelismo” con el que los legisladores y otros sectores del Gobierno, electos y nombrados para representar y promover los intereses del pueblo, están ejerciendo sus funciones y deberes públicos. Nos recuerdan la expresión adjudicada a Maquiavelo, pero cuya autoría es cuestionada y se considera que fue Napoleón Bonaparte quien la formuló, “el fin justifica los medios”, por lo que para conseguir cierta cuota de poder lo que hemos visto en lo dos últimos años han sido negociaciones secretas de alianzas para ocupar los puestos directivos de la Asamblea Legislativa a cambio de promesas partidistas; alianzas y compromisos hechos públicos luego, rotas por la supuesta “infidelidad” de un bando u otro.

Primero fue la alianza entre Liberación y Libertarios durante el primer año de esta administración para que Liberación tuviera el control de la Asamblea, cuando los Libertarios decidieron romper la alianza y se unieron a la alianza multi-partidista de la oposición, quienes controlaron el directorio y la comisiones legislativas durante desde mayo 2011. Luego, esa alianza fue quebrantada por el PASE quien a partir de este mayo 2012 se une Liberación, poniendo en manos de los primeros el directorio de la Asamblea y el control de las comisiones en manos de los diputados liberacionistas. También se unen a esta nueva alianza los diputados llamados “evangélicos” que apuntan a sus propios intereses de corte religioso.

A estas alianzas partidistas se puede añadir el acuerdo orquestado por Ottón Solís, en nombre del PAC, en apoyo al Plan Fiscal de la presente administración, plan que pretendía corregir el serio problema fiscal que afecta al país, pero que fue encontrado defectuoso por los “medios” o procedimientos utilizados.

El fin justifica los medios es una frase que “dice y quiere significar que gobernantes y otros poderes han de estar por encima de la y la dominante para conseguir sus objetivos o llevar a cabo sus planes”. Sin duda alguna, hay fines que justifican la utilización de ciertos medios para lograrlos, siempre y cuando esos fines y medios sean moralmente lícitos. Pero cuando se aduce que hay que utilizar cualquier medio para lograr un fin, podemos caer en la trampa de utilizar medios que al final “desvirtúan” o “ensucian”, “contaminan”, el fin a lograr, pretendiendo lograr fines cuestionables, por medios lícitos.

PUBLICIDAD

Se puede entrar en un debate sobre la cuestión de moral y ética a nivel de personas y a nivel de instituciones o sistemas. Considero que un debate como este se hace necesario pues hay que hacer un alto a la corrupción que día a día evidencia la ciudadanía. Pero esos principios éticos y morales tienen que comenzar con las personas que el pueblo elige y los funcionarios de turno, a todos los niveles de la gestión pública. El comportarse con este principio de que el “fin justifica los medios”, a toda costa, solo servirá para que se dé un mayor deterioro de la credibilidad en los funcionarios e instituciones que existen para servir al bien común y de las alianzas entre los diputados.

  • Comparta este artículo
Archivo

Alto a la corrupción

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota