Archivo

Música:

Aclamado

Actualizado el 11 de febrero de 2005 a las 12:00 am

Visita de un gigante del piano

El afamado estadounidense Van Cliburn dará mañana un único recital en el país, a beneficio del Hospital Nacional de Niños.

Archivo

Aclamado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

            Por contar.Van Cliburn dijo en una entrevista: "Cuando se practica, se limpia, se trabaja; cuando se va al teatro a tocar, uno tiene que contar una historia".
ampliar
Por contar.Van Cliburn dijo en una entrevista: "Cuando se practica, se limpia, se trabaja; cuando se va al teatro a tocar, uno tiene que contar una historia".

Van Cliburn es el nombre de un pianista estadounidense que los conocedores acompañan con calificativos como "extraordinario", "magnífico" e "inigualable". Y hay razones para ello: ganó la I Competencia Internacional de Piano Chaikóvsky en el Moscú de 1958, obtuvo un disco de platino por vender más de un millón de copias -actualmente lleva tres millones vendidas- de su grabación del Concierto N° 1 de Chaikóvsky y ha sido condecorado con medallas a ambos lados del océano Atlántico.

Ese es el pianista que mañana ofrecerá un único concierto en el país a beneficio del Hospital Nacional de Niños, con el fin de comprar un nuevo equipo de rayos X valorado en $160.000 (más de ¢74 millones).

Este hombre de 70 años ejecutará, ante los costarricenses, un programa concentrado en tres grandes compositores. Él tocará dos obras de Johannes Brahms (1833-1897), cuatro de Frédéric Chopin (1810-1849) y, después del intermedio, seis de Claude Debussy (1862-1918).

Todos lo aplauden. Van Cliburn es muy afamado no solo en Norteamérica, donde ha tocado para todos los presidentes de Estados Unidos desde Harry Truman, sino también en Europa y otros continentes.

Este hombre, nacido el 12 de julio de 1934 en Shreveport (Luisiana), comenzó a estudiar piano a los tres años con su madre. Un año después tocaba por primera vez en público y ya a los doce debutaba con la Sinfónica de Houston, después de ganar una competencia estatal en Texas.

A los 17años, ingresó a la prestigiosa Juilliard School of Music.

Se consagró en 1958 -¡con solo 23 años!- al ganar el difícil y respetado concurso Chaikóvsky de Moscú.

De hecho, en Estados Unidos, fue recibido, al llegar, como un héroe: con un desfile, flores, lluvia de papeles y un gentío vitoreándolo desde las calles de Nueva York.

Tiene una cantidad de reconocimientos impresionante, entre ellos las medallas de la Amistad y la de la Libertad y el Premio de la Fundación Leventritt de Nueva York. Instituciones como el Conservatorio de Moscú, Boston University y Loyola le han otorgado títulos honorarios.

Aprovechó su fama y fortuna para apoyar a músicos jóvenes con una fundación con su nombre.

Van Cliburn marcó una era: después de su triunfo en Moscú, fue catalogado como el fenómeno musical de media Guerra Fría.

  • Comparta este artículo
Archivo

Aclamado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Doriam Díaz

ddiaz@nacion.com

Editora de Entretenimiento y Cultura

Periodista y egresada de la Maestría de Literatura de la UCR. Se especializó en la cobertura noticiosa de temas relacionados con teatro, danza, música, literatura, artes plásticas, patrimonio y arquitectura. Editora de Áncora.

Ver comentarios
Regresar a la nota